In memoriam

El otro día, en la conferencia en la que no hablé de Balzac, ni de Paul Auster, ni de Peter Handke, volví a leer el último relato de Infraleve: lo que queda en el espejo cuando dejas de mirarte, un libro que publiqué hace cuatro años. Aquel relato lo había dedicado yo a mi madre, que sufría por aquel entonces la muerte de mi padre. Cuando el pasado martes preparé el relato para ser leído, sentí que ahora todo era diferente. Al cambiar la dedicatoria y poner "In memoriam", observé que el relato variaba por completo. Aunque el texto era el mismo, sus condiciones de enunciación y recepción habían cambiado, su horizonte de expectativas, por decirlo con las palabras de H.R. Jauss, era otro completamente distinto. Recordé entonces el célebre relato de Borges "Pierre Menard autor del Quijote", cuya tesis esencial venía a corroborar que son las condiciones de enunciación y recepción las que hacen el texto.

Cuatro años después, el texto ha cambiado. Cuatro años después, la nada que aparece en el cuento lo ha conseguido engullir todo. Aquí podéis leer el cuento: Lo que queda en el espejo cuando dejas de mirarte.

Comentarios

MBI ha dicho que…
Sigo akí, leyendo.
Mery ha dicho que…
Miguel A., no dudes de que lo leeré.
Y si, todo cambia, dentro y fuera de nosotros.
Un abrazo
Antonio Rentero ha dicho que…
La realidad lo supera todo.

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona