Clifford

Excelente el seminario que James Clifford ha impartido en el CENDEAC durante esta semana. De nuevo, como suele suceder con los grandes maestros, un tipo genial. Buena gente en estado puro. Y sobre todo, lúcido y brillante. A través de tres estudios de casos, ha dado en varias de las claves para entender el lugar de lo indígena y lo auténtico en el mundo contemporáneo poscolonial. La historia del Ishi, el último indio de California, fue emotiva y reveladora. Pero la de la tribu esquimal de los alutiiq de Alaska ha sido fantástica: unos esquimales de religión rusa ortodoxa que cuestionaban toda relación esencialista con la autenticidad de lo indígena.

Siempre me ha interesado el punto de vista de Clifford. Y en este seminario me he cerciorado de ello. Es uno de los grandes, grandísimos de la antropología. Curiosamente, era la primera vez que intervenía en España, y por lo que poco que le gusta viajar, es probable que sea la última. Una lástima que hayamos sido tan poquitos. Antropólogos ni uno. A veces me pregunto si tiene sentido organizar estas cosas para los que vamos. Luego, tras meditarlo un poco, pienso que tiene que haber variedad. Y que aunque a veces seamos pocos, probablemente es que los demás no están interesado. En otros sitios se darían tortazos por poder entrar a los seminarios. Aquí tenemos que ir mendigando público. Y eso, tras cinco años de gestión, poco a poco va mermando el espíritu.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No se trata de que no estemos interesados sino que las cosas no son tan fáciles. Yo soy antropólogo y me hubniera encantado ir pero, ¿le dices tú a mi jefe que me deje viajar unos días a Murcia a un seminario? ( y gracias que tengo trabajo, aunque sea una mierda)
Felicidades por vuestra programación.
mahn ha dicho que…
Entiendo, por supuesto, lo que comentas. Y es una frustración para todos. Pero no me refiero a eso, sino a los que están a la vuelta de la esquina acomodados en su sillón académico. De todos modos, Dios me libre de decir a la gente lo que tiene que hacer. A veces es más productivo quedarse tumbado en el sofá que asistir a una conferencia. Eso sí, que luego no sienten cátedra y obliguen a sus alumnos a ir a ver al colega de turno que viene a cualquier cosa que organizan. Y sobre todo, que luego no se quejen de que no hay oferta cultural. Porque, por una cosa o por otra, los que dicen que en Murcia no hay nada son precisamente los que jamás se han asomado al balcón de su casa a comprobarlo.
Anónimo ha dicho que…
Estoy de acuerdo. La falta de curiosidad y de inquietudes en el mundo académico español es algo, diría, patológico. No sé si es que aquel nefasto "que inventen ellos" ha calado de tal manera que se ha convertido en máxima o que el despiste intelectual es tan profundo que acaba por cristalizar en terca pereza ante lo que sucede "ahí fuera".
Paul Spleen ha dicho que…
¿Tenéis intérprete para estos casos? Me parece que me dijo Nuria Navarro que trabajaba con vosotros…
mahn ha dicho que…
Sí tenemos. Nuria trabaja con nosotros desde hace ya casi cuatro años. Y no lo hace mal. Lo único que ocurre es que estas cosas son difíciles ya en inglés y cuesta pillarlas.
Anónimo ha dicho que…
Holaaaa! Para cuándo emisión online de los seminarios? Prometo asistir. Envidia cochina por no haber estado allí...

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona