31/10/13

Tenorio

–¿No es cierto, ángel de amor, que en esta apartada orilla más pura la luna brilla y se respira mejor?

–Tienes razón. No podía aguantar ya el olor a descomposición del cadáver de tu padre.

–¿Te ha mordido?

 –No, tranquilo. Sigue recitando.

1 comentario:

Leandro Llamas dijo...

Esto admite varias lecturas, y todas malolientes