Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

The one you love

Ayer volví a poner en clase Sick. Vida y muerte de Bob Flanagan, supermasoquista, la película de Kirby Dick sobre la vida (y sobre todo la muerte) de este artista excepcional. No volveré a hablar aquí de lo que me parece la obra de Flanagan. Me sigo ratificando en lo que dije un post anterior. Lo que sí me gustaría decir es que, de nuevo, me he vuelto a emocionar tremendamente con la película. Más allá de las imágenes impactantes (como la de la performance Nailed, en la que en primer plano vemos a Flanagan clavarse el pene en un tablón de madera), la emotividad está en la coherencia y autenticidad de Bob, y en su manera de afrontar la enfermedad y la muerte. Y en el modo en el que la muerte al final, después de haberla esperado tanto, se vuelve totalmente incomprensible: I don't understand, dice Flanagan. Pero sobre todo los ojos se me volvieron a humedecer al escuchar al final de la película la voz de Bob recitando "Why?" (su fundamento ético) sobre el fondo de imágenes…

Coge el dinero y corre

No he dicho aquí nada del "caso Santiago Sierra". Son varios ya los que me han dicho que me posicione sobre lo que opino acerca del desplante que Sierra hizo al Gobierno tras la concesión del Premio Nacional de las Artes. Copio aquí lo que publiqué en el periódico la semana pasada y le añado un comentario para ampliar algunas cuestiones:

"Las semana pasada se le concedió el Premio Nacional de las Artes Plásticas a Santiago Sierra, un artista cuya obra, sin duda alguna, es una de las apuestas más arriesgadas, incisivas y problemáticas del panorama artístico contemporáneo. Sierra trabaja siempre poniendo en jaque al sistema, pero manchándose las manos: explotando, remunerando y utilizando a seres humanos para sus obras, exactamente igual que lo podría hacer cualquier empleador contemporáneo. Su obra, por tanto, reproduce –y hace visible– situaciones que tienen lugar todos los días. Cuando me enteré de la concesión del premio, intuí enseguida que Sierra iba a aprovecharlo p…

El lenguaje herido

De nuevo vuelvo a dejar de lado este no(ha)lugar. Ha sido una semana intensa, con mil cosas, pero también ha sido un tiempo para encontrarse con amigos a los que hacía tiempo que no veía. En Madrid parlamenté de WalterBenjamin en el Congreso de estética y creo que más o menos la cosa salió aceptable. Volví a ver allí, aunque fuese de refilón, a algunos colegas. Al final, esto de los congresos es una excusa para volver a encontrarse. Cada vez es lo que más me importa, la afectividad, el encuentro con amigos, el estar rodeado, aunque sea momentáneamente, de buena gente.

De Madrid a Barcelona, y de WalterBenjamin a José Luis Brea. Esto ha sido mucho más difícil. De hecho, creo –estoy convencido– que es la conferencia más difícil que he dado en mi vida. ¿Cómo hablar sobre un amigo y un maestro? ¿Y cómo hacerlo articulando la distancia que posibilite la enunciación? Difícil. He comenzado con valentía, entrando con un texto poético sobre la distancia y la potencia del lenguaje, creyendo que …

Columna SalonKritik. Tiempo-cero/experiencia-cero.

[Originalmente en Salonkritik]

Toda producción cultural está sometida a una lógica del tiempo que le retira a medio plazo su fuerza transformadora, absorbida por el sistema general de organización de los mundos de vida –en tanto forma institucionalizada. […] Es necesario transformar radicalmente la forma contemporánea de la cultura si se pretende que recupere su poder simbólico, de organización y transformación de los mundos de vida. Es tarea del programa crítico combatir con todas las armas posibles el proceso de sistemática banalización y depotencialización simbólico de la cultura. -José Luis Brea.

Últimamente, se compara una y otra vez la literatura con las artes visuales. Este nuevo y remozado Ut pictura poesis está, sin duda, dando lugar a uno de los debates más fructíferos del panorama teórico contemporáneo. Partiendo de esa relación creciente, en este breve texto quisiera llevar el debate otro aspecto en el que la comparación que también podría resultar interesante: la experienci…

Recordación

Por la noche soñó que lloraba. A la mañana siguiente, las lágrimas le habían tapiado los ojos, y ya nunca más pudo despertar.