5/5/08

Cuando todo recuerda a algo

Hay momentos en los que uno no puede escapar de los recuerdos. Por mucho que quiera experimentar y vivir el presente, siempre se entremezclan en él imágenes, sensaciones y emociones que nos alejan de lugar en el que nos encontramos. En ocasiones tengo la impresión de que todo me recuerda a algo. Incluso cuando vivo momentos felices, me acecha la nostalgia por haberlo experimentado en otro momento. Creo firmemente en la experiencia del aquí y ahora, en la verticalidad del tiempo, en la necesidad de sentir y contemplar el presente como si fuera eterno. Pero a veces no puedo evitar mi humanidad y me aterroriza que las cosas se acaben. Por eso quizá todo me recuerda a algo. Es una manera de asumir la pérdida antes de que suceda.

Con esas ideas en la cabeza, me senté el otro día al piano e improvisé una pequeña pieza. Es la segunda de las veinte que componen el Bebedor de lágrimas: Como un beso (cuando todo recuerda a algo). He decidido también subirla al blog. Como la anterior que subí, más que una composición definitiva, es una improvisación. Y, también como la anterior, recuerda demasiadas cosas. En fin, espero que sepáis perdonarme.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

A mí me recuerda a una escena de Blade Runner. Un saludo. Ánimo y fuerza para superar todas tus cuitas.

Taun dijo...

Por favor,
¡que alguien le contrate para que siga componiendo y tocando!

Yo mahn, desde luego, te invito al salón de mi casa (aforo:27 pers) a tocar lo que acontezca.

Si me compones algo, más que mejor. En serio, te pago por una pieza de este tipo para acompañar algún poema mio.

Activista compasivo dijo...

Una maravilla. Enhorabuena por la pieza musical. Me ha sorprendido gratamente.
Saludos
Rafa Gómez

Antonio Rentero dijo...

Rápido, necesito una ventana enorme con vistas sobre las luces de la ciudad, con lágrimas de lluvia interminables deslizándose por los cristales y dibujando sombras sobre la habitación a oscuras donde dejo que la nostalgia y la melancolía me acompañen una noche más...

Tienes, querido mahn, la impagable virtud de crear estados de ánimo, con tus palabras y con tu música. Sólo puedo agradecer tu generosidad al compartir ese don con nosotros.

Jaume dijo...

" cuando todo recuerda a algo " se hace AHORA PRESENTE EN EL TIEMPO...



Por cierto, si el resultado de tu deteriorado costado es el reflejo de tus manos al teclaDOS,mira por donde,... casi prefiero que no te restablezcas del todo.
La piel no engaña, y al oir tus notas mi envoltura entró en desazón, aparecieron millones de volcanes... el pelo se electrizó y el alma se apaciguó...
Gracias , y...(no te perdono).

Anónimo dijo...

No puedo escucharlo porque sé que me recuerda a algo.
Osti tú, A veces las cosas se juntan.

mahn dijo...

De nuevo, gracias a todos por los comentarios. Me ruborizáis. Pero sobre todo me dais ánimo para seguir sentándome al piano de vez en cuando. La verdad es que no me importa absolutamente nada el resultado final. Simplemente disfrutar mientras toco. Y, sobre todo, poder compartirlo con vosotros.

Quizá sea otro modo de pornografía, como la compartir la intimidad. Pero me trae sin cuidado. Es lo que me apetece. Cada vez más este no (ha) lugar se está convirtiendo para mí en un lugar de verdad. No puedo dejar de habitarlo. Sobre todo, mientras estéis ahí. Grazie mile.