2/7/13

(Des) hacer la imagen

Aunque "me estoy quitando" del arte –es un decir– y quisiera centrarme algo más en la literatura durante los próximos años, es imposible dejarlo del todo. Dejar de escribir ensayo o crítica de arte me va a ser casi imposible. Y también muy difícil dejar de dar conferencias. Incluso dejar de comisariar exposiciones. Al final, por mucho que uno quiera moverse del sitio, hay lugares que son la toma de contacto con el mundo. Para mí, el arte es eso, el lugar de entrada y acceso a las cosas. Quizá por eso no pueda dejar del todo de hacer cosas, por mucho que me lo proponga. Y quizá por eso, en el fondo, por mucho que diga que quiero escribir narrativa y encerrarme, no encuentro la manera de decir que no a algunas propuestas que me van llegando. Una de ellas es el trabajo curatorial que hago como miembro del colectivo 1er Escalón, un pequeño grupo de tres amigos (con Isabel Durante y Ana García Alarcón) que me sirve para estar en contacto con la realidad del arte contemporáneo más actual. Trabajar en grupo tiene sus ventajas. Cada cual hace lo que mejor sabe hacer. Y entre los tres nos complementamos muy bien. Creo que es la única forma en la que conseguiré volver a comisariar algo.


Nuestra última exposición se llama (Des)hacer la imagen: los ecos de lo visible, y se inaugura hoy, 2 de julio, en la galería Art Nueve de Murcia. Es un pequeño proyecto sobre la memoria de las imágenes y los procesos de creación a través del borrado y la supresión de lo visible que cuenta con la presencia de tres artistas que nos gustan mucho: Josechu Dávila, Almudena Lobera y Tatiana Abellán.  Los tres presentan trabajos que tienen que ver con la idea de que para mostrar imágenes a veces es necesario quitarlas de la vista, reducirlas, borrarlas, desmaterializarlas o esconderlas.

Aquí van algunas fotos del montaje. Y en la web de 1er Escalón pronto colgaremos el catálogo de la exposición.





1 comentario:

Leandro Llamas dijo...

Si te hubieses quitado del arte, a lo mejor no habrías podido escribir tu Intento de Escapada. No estoy muy seguro, pero no creo que dejar de lado una cosa necesariamente te vaya a abrir el camino para la otra. Los caminos y las trayectorias son personalísimos e intransferibles. Y las formas de aprovechar (o de perder) el tiempo, aún más