21/4/12

Yo también tuve una novia bisexual

De Guillermo Martínez uno se espera libros brillantes (“Acerca de Roderer”), efectivos (“Los crímenes imperceptibles”) o inteligentes (“La muerte lenta de Luciana B.”). Su última novela, sin embargo, camina por una vía no explorada hasta ahora por él y se aleja de su típica escritura fría, medida y meditada para adentrarse en el mundo de lo sensual y las pasiones del cuerpo. Y he de decir que no le sale nada bien. Aunque intente otras cosas –lo intelectual, lo político, la reflexión sobre la propia escritura–, al final, no deja de ser la típica novela de profesor extranjero que se acuesta con alumna americana que está muy buena. Y ya. Prescindible hasta decir basta. Eso sí, la portada me tiene prendado.


Yo también tuve una novia bisexual
Guillermo Martínez
Destino
208 páginas 18 euros


2 comentarios:

Àlex N. Everett dijo...

Jajajaja... Hacer una reseña para acabar decir que lo único que te gusta es la portada tiene mucha guasa.

La verdad es que tiene ese algo sensual que atrae.
Un saludo.

mahn dijo...

Es que esa chica cautiva a cualquiera.