6/1/11

Año viejo

Estoy convencido de que el 2011 va a ser especial. Y es que la manera en la que ha empezado, al menos para mí, ha sido rara, rara, rara. Llevo desde el día de nochevieja con un catarro monumental que no me deja salir de la cama. Una fiebre continua durante siete días que me tiene el cuerpo hecho cisco. Y no hay manera de bajarla, tome lo que tome.

Pero lo raro rarísimo del asunto es que, también desde nochevieja, en cuanto me duermo (noche, siesta o cabezada) comienzo a soñar con todos mis difuntos. A veces están todos juntos (todos, mis padres, mis vecinos y la tía de mi madre) y a veces aparecen por separado. Y todos son conscientes de que han resucitado. Pero también saben que se trata de un momento fugaz, y enseguida comienzan a morir. Una segunda muerte que, en esta ocasión, es sin drama, como si aceptasen con resignación lo que se les viene encima. Y yo, mientras tanto, los miro y me pregunto por la necesidad de repetir ese trance, de resucitar tan brevemente para volver a morir.

No sé qué significan esos sueños (casi mejor no saberlo), pero lo cierto es que entre la fiebre y los muertos, el año nuevo ha llegado como un año viejo. Comienza una década y yo vuelvo a la década pasada, cuando aún no los había perdido a todos. Es como si estuviera hilando un capullo de seda con mis memorias. Espero salir de ahí con fuerzas renovadas. Lo que ya no sé es si el exoesqueleto y las alas de mariposa me sentarán demasiado bien.

5 comentarios:

R dijo...

te odio... yo no puedo verlo... sólo un par de veces...
quiero soñar yo también...
te odio.

Anónimo dijo...

No es broma, ni siquiera “bailarte el agua” pero yo también he empezado este año soñando con “todos mis muertos", incluyendo los más recientes, Nena, Rojo, Antón, Tía Agustina, Juan Antonio, mi madre y la tuya. Los míos no vuelven a morir, viven, se mueven, hablan, en suma hacen vida social. Me despierto con la boca seca, abro los ojos en la oscuridad y paso un rato de bienestar o malestar según lo soñado.
Pienso en ese don precioso de la memoria latente, que te hace volver a experimentar sensaciones de las estando despierto no serias capaz de sentir.
Me duele pero quiero seguir soñando.
emilio

S.B.H dijo...

Para el catarro te recomiendo un buen té con miel y limón y si puede ser cebolla también. También te recomiendo que tomes propóleo y equinacea!!
Buena suerte!

MLL dijo...

Yo creo que tiene Vd. la gripe. Y luego está lo otro...

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

A mi me pasa lo mismo con el gripazo, estoy así desde el 18 de diciembre, cada dia peor.

También he tenido muchas pesadillas, pero diferentes a las tuyas.

No sé qué hacer para salir de este atolladero.
Es espantoso estar enferma, sin tregua, sin descanso.