17/4/10

A lo grande

Una de las cosas que más llaman la atención de la vida americana es la tendencia al gigantismo y la exageración. Aquí todo es a lo grande. Los coches, la ropa, las raciones de comida, los paquetes de detergente... es la apoteosis del tamaño familiar, el imperio del XXL. Se trata de la monumentalización de la mercancía, que exhibe su potencia, apabullando al consumidor a través de su enorme escala. Y por si el tamaño de las cosas no fuera suficiente, la tradición publicitaria estadounidense tiende a presentarlas aún mucho más grandes de lo que son. Este uso de la ampliación es una estrategia común de la publicidad en todos los lugares. Pero aquí eso llega hasta el punto del paroxismo y la desproporción. Un extremismo perceptible especialmente en la publicidad de los alimentos. Un uso abusivo del primer plano que muestra los alimentos de un modo totalmente obsceno y, diría, pornográfico.


Este acercamiento de la cámara hace que la comida desborde la pantalla y entre en el espacio del espectador, imponiéndose literalmente sobre él. En el ámbito de la fotografía esos primeros planos fueron utilizados por los surrealistas para conferir a los objetos propiedades humanas, animando lo inanimado. En los anuncios de comida americana pasa algo semejante. Los alimentos parecen tener vida propia. Y sólo una cuestión de costumbre y tradición hace que el espectador de estos anuncios desee consumir aquello que está viendo en lugar de salir corriendo despavorido para escapar de las mandíbulas de una hamburguesa grasienta o, parodiando la mítica película de John De Bello, del ataque de los tomates asesinos.

3 comentarios:

Leandro dijo...

Qué rico

Wunderkammer dijo...

Aún me acuerdo de aquel ¿1 de agosto? que vimos la película de los tomates asesinos... ay, la de risas que nos pegamos todos!!

El Vocero dijo...

El gigantismo de los anuncios publicitarios de la comida americana es directamente proporcional a la cantidad de anuncios publicitarios sobre aparatos, dietas y artilugios de todo tipo para bajar de peso.

Y hasta uno duda si no es al revés.

Saludos