26/1/10

Interrupciones musicales

Cada vez que tengo que escribir sobre un artista que me gusta, me anulo y me quedo sin argumentos. En este caso, se trata de Jan Fabre, cuya obra desde siempre me ha fascinado. Para un pequeño texto de apenas tres páginas, llevo ya casi una semana leyendo sin parar. Se me vienen a la cabeza ideas compulsivamente, pero no puedo centrarlas. El cuerpo, los fluidos, la metamorfosis, la danza, el movimiento continuo... Fabre me supera. Es un artista difícil de encuadrar en algún tiempo concreto. Su obra desborda disciplinas y clasificaciones. Así que, desbordado, seguiré destrozándome la cabeza para sacar algo en claro.

Y mientras pienso e intento darle forma a la cosa, no puedo evitar, de cuando en cuando, sentarme al piano, improvisar y guardar el resultado como memoria musical de textos e ideas frustradas.

3 comentarios:

masu fajardo dijo...

grande... porqué escribir lo que no es de las palabras? ¿Podría apropiarme de tu fragmento para escucharlo en casa, para cuando vuelva asalir al escenario sin palabras que decir ? sin nada que decir mas que eso mismo...

mahn dijo...

Por supuesto. Te puedes apropiar de lo que quieras. Aquí no hay otra intención que la de compartir. Así que toda tuya. Y muchas gracias por el comentario.

sofiBer dijo...

Esto es genial! Vaya música más bonita, es precioso, madre mía, es super sentimental. Te felicito-