6/10/09

Post-Selin

El constipado ha llegado para quedarse. El trajín de la SELIN (Semana de la Literatura Independiente) de Blanca ha contribuido bastante. Días de dormir poco y hablar mucho. De todos modos, y a pesar del resfriado, he podido sacar momentos más que placenteros. Tras mi verano de inmersión en los lodazales literarios del best-seller, necesitaba la redención de las letras independientes y la literatura verdadera. Y allí he conocido a escritores increíbles como Miguel Serrano, Javier Sáez de Ibarra o Hipólito Navarro. Y sobre todo a editores de esos que habría que hacerles un monumento, como Rubén e Irene, de Errata Naturae, Olga y Paco, de Candaya, o Encarni y Juan, de Páginas de Espuma. Todos ellos son un ejemplo de que la literatura está viva y de que aún queda esperanza en el país de las letras. Uno se pone a pensar en su trabajo y se emociona.

Por otra parte, lo que me he gastado en libros no quiero ni imaginarlo, porque emoción, emoción, la verdad es que no me produce demasiada. Lo cierto es que me he pertrechado de material para los próximos meses. Ya he comenzado a leer alguna cosa de las que me compré y creo que por eso estoy pasando estas fiebres. Es como si mi cuerpo necesitase mudar la piel y reconvertirse. Llega la buena literatura como una vacuna ante la desidia. Pero el organismo, infectado por el virus de vagancia y la estulticia, opone resistencia. Espero vencerlo poco a poco. Hoy, al menos, he conseguido volver a respirar.

7 comentarios:

Leandro dijo...

Para un escritor, ¿no sería mejor ser creíble?

Angelus dijo...

El título es peligrosamente parecido a Post-Selling, y personalmente, compro.

Tigretón dijo...

Es que en "mi" Blanca, la Blanca de mi familia (ahora rebautizada como la "Villa del Libro") hace un calor en el verano de San Miguel (felicidades con retraso, estuve a punto de llamarte, pero ando más liado que tú, así que disculpa) y en invierno hay un airecico que no veas. Muy propicia a los resfriados, lo digo por experiencia, pero ¡qué bien se está allí!

El Vocero dijo...

Si es virus, me preocuparía...preferible llamarla bacteria.

Recuerdo el nacimiento de internet y los "clarividentes" pseudo intelectualoides vaticinando la muerte del libro.
Nada como el tiempo para callar bocas incautas.

César dijo...

Conocí a Irene en la presentación madrileña de Errata Naturae, en un café-librería, y estoy pendiente de cada libro que editan. Así que apoyo la moción de hacerles un monumento.

César Noragueda

Anónimo dijo...

Buenas, me pongo otra vez en contacto contigo para recomendarte un libro que te hará recuperar la fé en esto de la literatura de "consumosintenerquerenunciaraunpocodedignidadliterariacoño".Se trata de "Los números del elefante" de Jorge Díaz. De los de inexcusable lectura.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!