20/9/09

eBook

La tecnofilia me ha podido. Después de pensarlo cien veces, y tras escuchar miles de consejos y barajar millones de pros y de contras, al final me he comprado un lector de libros digitales. En alguna ocasión había tenido en mi mano el Kindle de Amazon, y la verdad es que la sensación había sido bastante buena, aunque, desde luego, la imposibilidad para leer otros formatos que no fuese el estándar de Amazon, amén de su precio, me hacía dudar mucho. Y sobre todo, apenas había posibilidad de interactuar con el libro, algo que considero fundamental: subrayar y tomar notas. Y todo eso, la posibilidad de leer prácticamente cualquier formato (doc, pdf, txt… y por supuesto los destinados a ebook, como epub y lrf), y la de subrayar y anotar en la propia pantalla, lo ofrece el nuevo lector de Sony, el PRS-600, que acaba de salir a la venta, aunque aún no ha llegado a España.


Desde que a finales de agosto leí la noticia, mi impaciencia patológica me ha hecho visitar un gran número de páginas en las que se vendiera el dichoso aparatito. Pero no encontraba ninguna hasta la semana pasada. Cosas del destino, el viernes pasado, mientras corría para agarrar el avión en el aeropuerto de Ámsterdam, me choqué directamente con una demostración del lector y una oferta de lanzamiento en la tienda de electrónica. La verdad es que fue sorprendente. La mercancía, convertida en objeto de deseo, que sale al encuentro del individuo. Y yo, que no sé decir que no, y que estas cosas no me las pienso, no pude hacer otra cosa que caer en la tentación. Ya tendría tiempo de arrepentirme.

Y ese tiempo casi ha llegado. Porque el chisme está muy bien. Pero nada que ver con lo que había imaginado. Supongo que es necesario acostumbrarse, pero de momento la célebre “tinta electrónica” sigue estando a años luz de la de verdad. Y la pantalla, siendo desde luego mucho menos cansada que la del ordenador, está en las antípodas del papel. En otros lectores, como el Kindle, el Papyre o el Sony PRS-300, la calidad de la imagen es mucho mejor, con mucho más contraste. Pero tienen en su contra que no se puede tomar notas ni interactuar. Y esto para mí era fundamental. En el que yo he comprado la pantalla presenta ciertos reflejos que hacen incómoda la lectura. Y una retroiluminación no le vendría nada mal, porque o hay mucha claridad o necesitas al lado una luz para leer. Por eso los de Sony han sacado una funda que lleva ya la lamparilla de lectura incorporada. Habrá que probarla.

En fin, seguiré comentando mis sensaciones ante el aparatito. Esto es el futuro. No lo dudo. Pero estos cachivaches tienen aún mucho camino por recorrer. Siguen aún siendo tecnología fría a la que falta calidez y cercanía. Seguramente las cosas irán por estos derroteros. De momento, a pesar de todo, yo estoy como un crío con zapatos nuevos, y ya me he descargado más libros de los que seré capaz de leer en toda mi vida, algunos ultimísimas novedades, como The Lost Symbol, la última novela perpetrada por Dan Brown. Y es que, como no podría ser de otro modo, la piratería es algo que también funciona en este campo. Supongo que haré uso de ella para todos los libros chorras e infumables que suelo leer en los veranos. Lo único que tengo claro es que se acabaron los gastos de 20 euros en libros de tapa dura sobre conspiraciones vaticanas.

Para todo lo demás, el libro siempre será el libro.

2 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Te doy la bienvenida a este mundillo electrolector. Creo que has acertado de pleno.

La pega que le pones a la pantalla es precisamente el peaje a pagar por la función táctil :-(

En mi caso tengo el modelo anterior, el 500, pero se me ha jorobado la pantalla y dado que en un mes estaré en NY allí trataré de pillarme o bien otro 500 de remate o un 300.

En mi caso no necesito ni tomar notas ni subrayar, y ya te digo yo que sin el engorro de la superficie táctil el visionado cambia de forma radical.

Yo tb me acabo de bajar el último engendro de Dan Brown, como bien dices otra cosa no, peor lo que me estoy ahorrando en novelas de bolsilllo (o incluso de tapa dura, esto ERA un vicio) de conspiraciones vaticanas y apocalípticas...

Anónimo dijo...

Wirklich auch als ich mir frГјher nicht bewuГџt gewesen bin levitra vs viagra side effects cialis preis [url=http//t7-isis.org]viagra[/url]