9/8/09

Mundo lejano

Por fin en casa. Una semana en tierras "extrañas" es suficiente. Y eso que la cosa no ha ido tan mal como esperaba. Al final incluso hemos disfrutado. La compulsión lúdica de las profesoras ha servido para que el curso se hiciera llevadero. En cuanto me recupere, dedicaré un post al pueblo en el que hemos estado. Sin duda, el lugar más extraño e inquietante que jamás he pisado. Camposol, un pueblo en las afueras de Mazarrón que parecía una colonia inglesa. Allí no hablaba español ni el de la gasolinera. De todos modos, como digo, aún estoy noqueado por la experiencia. Lo más incomprensible cutre y decadente jamás visto. En ningún lugar del mundo he tenido una sensación de extranjería tan grande como en Camposol. Como adelanto: el sábado salimos a tomar una copa a la zona de ocio y, mientras éramos escrutados con una mirada intimidatoria, pude escuchar cómo, de forma de despectiva, un señor de color rojo le comentaba a una señora amarilla: "they are tourists". Con dos cojones. En pleno campo de Cartagena. Hay que joderse.

1 comentario:

rocio dijo...

al más puro estilo Lost, si señor! fuísteis a invadir el territorio de los Otros...