12/8/09

Ikea

Odio el bricolaje. Pocas cosas hay en esta vida en las que me sienta más inútil. Después de la experiencia del pueblo inglés, he pasado, sin solución de continuidad, al pueblo sueco. O lo que es lo mismo: Ikea. ¿Habrase visto alguna vez lugar más odioso? Sé que hay gente que disfruta, pero a mí siempre me pasa lo mismo: cuando llego al gran almacén, se me quitan las ganas de comprar nada. El solo hecho de ponerme a echar en el carro una estantería de más de treinta kilos hace que me salga la vena Bartleby y diga: I would prefer not to. Y lo deje para otro día. Por no decir el hecho de pensar en echarlo al coche y luego montarlo en casa. Los sudores de la muerte.

Pero hay momentos en los que uno ya no le caben más libros en la casa y tiene que comprar estanterías. Y entonces no hay salida. Hay que cargar el carro y dejarse la espalda y las espinillas allí. Por lo que no paso ya es por el montaje. En montar una estantería Billy, con mi torpeza natural, se nos va casi un día. Para montar tres, más otra estantería Expedit, una Benno, y una mesa auxiliar, seguro que nos faltan vacaciones. Así que hemos decidido que lo monten profesionales. Y por el módico precio de 79 euros lo han montado todo en menos de una hora.

Me he quedado con la boca abierta al ver cómo un colega se montaba él solito una Billy en diez minutos. Desde luego, está claro que hay razas superiores para habitar este mundo. Y yo no pertenezco a ellas.

4 comentarios:

Ramón Monedero dijo...

Yo también rozo en estas cuestiones la inutilidad más absoluta. Una vez monté un armario con el fondo al revés, siempre me sobra alguna pieza y eso me hace sospechar que nunca lo hago bien, pero bueno, de momento, ahí están mis dos únicas obras del bricolage, y en píe!

Leandro dijo...

Pueblo Inglés... ahí han pasado mis hijos unos días. Supongo que no habréis coincidido, claro

Antonio Rentero dijo...

Padre, me confieso "de que" una cuarta parte de las piezas de mi salón tienen nombre de protagonista de libro de la trilogía Millenium... por no entrar en otras estancias de mi hogar.

Eso sí, junto a la manifestación de mi gusto por montar muebles (casi podría cobrar por hacerlo de lo bien que "me se" da) he de reconocer que hay media docena que provienen de la sección de Oportunidades del IKEA, donde además de ser más baratos YA ESTÁN MONTADOS... eso sí, no veas qué risas el día que me llevé una lámpara Regolit con su pie en arco de 2 metros de altura y 3 Billy rojas para DVDs... las partidas de Tetris eran Pocoyo al lado de la que tuve que organizar para que cupiese todo MONTADO dentro de un humilde Seat Ibiza... pero cuando se me pone a mi que hay que meter algo dentro de un sitio... malo es que un tonto se empeñe...

Leandro dijo...

Joder, pues yo tuve que desempaquetar una mesa para poder meterla, pieza por pieza, en un Ford Mondeo. La caja entera, imposible. Claro que una y no más