7/6/09

Hacer cosas

Llevo todo el día en horizontal, durmiendo o dormitando. Mi cuerpo se ha puesto en huelga después de dejarme las piernas andando en Venecia. Demasiadas cosas para ver en tan poco tiempo. No creo que tanto arte sea bueno. De hecho, debería estar contraindicado. Además, la mayoría de ellas no merecen demasiado la pena, aunque otras sí que son verdaderamente interesantes. De la Bienal, me quedo con dos o tres cosas. Algún pabellón que otro. Me gustó mucho el de Holanda, quizá porque Fiona Tan es una de mis artistas favoritas. Y, por supuesto, Bruce Naumann, aunque la cola que había que hacer le quitaba a uno las ganas. Del pabellón español, mejor no hablar. Todos sabemos que es una vergüenza. Mucho más dignos han sido el de Murcia y el de Cataluña. No diré nada del de Murcia porque se me ve el plumero y soy totalmente imparcial. El de Cataluña, a pesar de lo que hayan dicho algunos, sí que me ha gustado bastante. Me parece un proyecto bien pensado y articulado, y muy bien resuelto en todos los sentidos. Enhorabuena para ellos.

La exposición de Daniel Birnbaum ya es otra cosa diferente. Me ha decepcionado en todos los sentidos. Después de haber leído algunos libros suyos, creía que la cosa iba a ser diferente. Pero no, es un totum revolutum en el que sólo algunas obras se salvan (Ligya Pape o Hans Peter Feldman, entre otros). Y es que "Hacer mundos" es un tema demasiado inclusivo. Allí cabe cualquier cosa. Y eso es lo que ha ocurrido. De todos modos, habrá que leer la cosa con más detenimiento a ver si está más claro lo que ha querido hacer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Valiosa información. Tengo intención de ir unos días, si consigo encontrar un hueco.

Jam