7/2/09

Bibliografía para rato

Vuelvo de Girona también con buenas sensaciones. Allí, de nuevo, he encontrado gente que realiza un trabajo interesante y constante, como Manel Guerrero, a quien tuve la oportunidad de conocer en persona. El mundo está lleno de sorpresas. Me doy cuenta de que sólo hay que levantar la cabeza un poco para encontrarse un gran número de iniciativas que merecen la pena.

A la vuelta, arriesgándome a perder el avión, me escapé unos minutos a Barcelona para adentrarme a La Central, uno de los lugares que más se parece a mi noción de lo que pudiera ser el paraíso. Allí, sin apenas tiempo, y sorprendido tras encontrar dos libros míos en mesa de novedades, casi me gasté todo lo que me habían pagado en la conferencia.

Ahora no sé por dónde empezar.

Hay política:
Giorgio Agamben, El reino y la gloria. Por una genealogía teológica de la economía y el gobierno. Pre-Textos.
Giorgio Agamben, Què vol dir ser contemporani? Arcadia.
Maurice Blanchot, Écrits politiques 1953-1993, Gallimard.
Simon Critchley y Oliver Marchart (eds.), Laclau. Aproximaciones críticas a su obra. FCE.

Arte:
James Elkins, Re-Enchantment. Routledge.
Antonio Notario (ed.), Estética: Perspectivas contemporáneas. Universidad de Salamanca.
Pilar Parcerisas, Duchamp en España. Siruela.

Tecnología:
Mauricio Bares, Posthumano. La vida después del hombre. Almadía.
David Morley, Medios, Modernidad y tecnología. Hacia una teoría interdisciplinaria de la cultura, Gedisa.

Narrativa:
Gonzalo M. Tavares, Historias falsas. Xordica.
Ismael Grasa, Brindis, Xordica.
Felisberto Hernández, Por los tiempos de Clemente Colling, El Nadir.

Y una joya cuyo índice ya me parece una obra maestra:
Antonio Prete, Trattato della lontananza. Bollati Boringhieri.

Todo quedará entre paréntesis unas semanas. Robert Morris vuelve a la carga.

1 comentario:

S. dijo...

parece que tienes buen gusto

trabajo en la central, pero en madrid

me alegro de que la identifiques con el paraiso, eso me pasaba a mi, hasta que me puse a trabajar en ella.