30/8/08

Pánico

Llevo una semana aterrado y con miedo a volar. Una sensación a la que ha contribuido menos el trágico accidente de Barajas que su infame, cruel y morboso tratamiento por parte de los medios de comunicación. Y es que muchos medios, después de explorar con detalle la historia de la siniestralidad aérea, han emprendido una búsqueda alarmista a la caza del menor indicio de accidente aéreo a lo largo del planeta. Una paranoia que llegado hasta el punto de que cualquier mínimo retraso en los aeropuertos haya podido convertirse en algo noticiable.

El caso es que uno enciende la televisión y, acto seguido, tiene la sensación de que en el mundo está sucediendo un gran caos aéreo, con aviones averiándose y cayéndose a cada minuto. Supongo que es necesario llegar al aeropuerto y subirse a un avión para observar que la vida sigue con normalidad y que la situación que presentan los medios es del todo “exagerada”. Una exageración que está contribuyendo a la creación de estado general de pánico.

Esto me ha hecho pensar de nuevo en la extravagante medida que el senado rumano tomó hace unos meses: la aprobación de una ley que obligaba a los medios de comunicación a difundir al menos un cincuenta por ciento de noticias positivas para paliar “la extraordinaria nocividad de las informaciones negativas y sus irreversibles efectos para la salud y la vida de las personas”. En su momento, esta medida estalinista me pareció más irrisoria que otra cosa. Pero, visto el rumbo que están tomando los acontecimientos, estoy comenzando a encontrarle sentido. Un poco de mesura, por el amor de Dios.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Encender la televisión por la mañana y conectar con los informativos es garantizarse la depresión del día, si a pesar del mal trago mañanero nuestro masoquismo nos lleva a ver algunos de los telediarios de medio día, es almorzar con las vísceras de las victimas de los atentados terroristas servidos en morbosos primeros planos, solución, no ver televisión.
Tu “tranqui”, vuela con tranquilidad y márcales un corte de mangas a los agoreros.
emilio

Idea dijo...

La curiosa selección de los medios a la hora de mostrar la realidad y su contexto tiene la cualidad de "crear" tantos mundos como sean necesarios a los fines que se propone. La mesura supondría una mirada equilibrada un poco más ajustada a la diversidad de los acontecimientos,pero sospecho que sólo los extremos tienen el poder bendito de incidir en las leyes de mercado.

elena dijo...

Vuela con el 1068. Nunca falla :)
Buen viaje.

http://www.goear.com/listen.php?v=6d637a7

Ramón Monedero dijo...

En la facultad de comunicación se llaman "noticias ciclícas", piensa Mahn que los medios son verdaderos perros carroñeros y que hay muchas horas y muchas páginas que rellenar. Yo admito que se le de cobertura a la investigación y hasta puedo antender que a partir de entonces, un rasguño en otro avión cualquier se convierta en noticia de primera página, aunque eso tiene un nombre; alarma social. Lo que me hace rasgarme las vestiduras es cuando sacan a primer plano lo que eufemísticamente llaman (o llamamos) el lado humano. ¡No me jodas! Eso es ya ruin...

chexpirit dijo...

Creo haberte saludado hace una hora en una rotonda.
Repito el saludo a riesgo de parecer impertinente.

Arturo Pérez-Reverte dijo...

No leáis los periódicos, ni veáis la televisión. Haced lo que hago yo: un barco, y a la mar.

Ramón Monedero dijo...

Un momento, es Arturo Pérez-Reverte de verdad? Coño! Lo siento pero lo tengo que preguntar, ¿de verdad te gustó "Alatriste"?

Tigretón dijo...

No sé si sería mala leche pero Renfe debería sacar el anuncio aquel "Papá ven en tren" ("¡Qué remedio hijo!", contestaba el padre en un chiste de la época). Aunque en nuestra querida Murcia lo de los trenes también es caso aparte, con la famosa vía única y sin electrificar y sin comunicación posible con Andalucía estando tan cerca.

En cuanto a lo del tratamiento los medios, hasta de madrugada hablan del tema en las radios, en los programas para insomnes como yo, el otro día comentando con un psicólogo la impresión que producen esas imágenes en la mente humana.

Un abrazo Mahn, nos vemos en la pista, si no es antes

Athena dijo...

Querido Ramón: sí, es Arturo Pérez-Reverte, el auténtico.

Ramón Monedero dijo...

Ja,ja,ja Ya, visite su blog, tiene buensa pinta, me lo he apuntado en mi blog

Leandro dijo...

Ojo: parece que ni este Don Arturo es Pérez Reverte, ni su blog es de verdad. ¿Quién ha intentado embromarnos? ¿No habrá sido el propio MAHN? Sea quien sea, los incondicionales del auténtico Don Arturo lo han cazado.

He estado mirando por internet, y he descubierto que existe una web oficial de Pérez Reverte (www.capitanalatriste.com). Entre sus enlaces no hay ninguno al blog de marras. Significativo. Y en los foros había unos cuantos indignados por la usurpación de la personalidad de su Don Arturo.

Debo reconocer que me precipité: he enviado un mensaje a la editorial (es quien monta la página web) alertando sobre el blog falso y he dejado constancia en éste. Si era una broma, reconozco que me he pasado. Mea culpa

Leandro dijo...

Confirmado lo de Don Arturo. Y parece que hay quien se ha enfadado cantidad. Qué cosas