En el nombre del padre

Cinco años de la muerte de mi padre. Aunque es imposible olvidar, a veces es necesario hacer esfuerzos por recordar. Marcar el día, mirar hacia atrás, dejarse atrapar por la nostalgia, o lo que es lo mismo: conmemorar.

Comentarios

Mery ha dicho que…
En estos dias estoy reviviendo el penoso sufrimiento que hace un año tuve con mi padre en el hospital, hasta que murió. Mismo mes de julio y qué diferentes son ambos, aunque dentro de mí todo se vuelve a presentar como aquellos dias.

Un abrazo, siempre solidario
Lajarín ha dicho que…
Acabo de descubrir tu blog, por cosas de esas que la gente llama azar. Me gusta mucho, enhorabuena, te agrego a mi blogroll, si te parece bien
saludos :)
Antonio Rentero ha dicho que…
Conmemora, no es bueno olvidar el pasado, pero al mismo tiempo ten un ojo enfocado al futuro, aunque te confundan con un camaleon.

Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
De forma inexorable vamos llenando de cruces nuestro calendario interno, yo lo tengo a rebosar y en aumento. Es bueno recordar, si, ¿pero hasta que punto?, me temo que si seguimos trazando una cruz en cada fecha, llegará el día que nos quedemos sin casillas donde marcar.
Antonio Rentero te da un buen consejo, la técnica del Camaleón, un ojo hacía delante y otro hacía atrás, sin fijar los dos en el mismo punto.
emilio

Entradas populares de este blog

Aquí y ahora (diario de escritura), 23

Diálogos entrecortados.

Aquí y ahora (diario de escritura), 22