22/7/08

El animal moribundo

Para compensar un poco, y no caer en la desidia total, leo algo de Philip Roth, El animal moribundo, la novela que ha inspirado Elegy, la última película de Isabel Coixet, protagonizada por Ben Kinsley y Penélope Cruz. No he visto la película, pero dudo mucho que pueda transmitir de algún modo la intensidad reflexiva que aparece a lo largo de todo el libro. La historia de Consuelo, la alumna de la que se enamora un profesor de Crítica Aplicada de más de sesenta años es, pienso, tan sólo una excusa para presentar con una lucidez y crueldad extrema el funcionamiento del deseo masculino en todas sus variantes. Rompiendo con lo políticamente correcto, Roth da en la clave del modo en el que pensamos muchos hombres, y del camino largo y estéril que muchas veces supone la sublimación de los impulsos. La sabiduría sobre la vida adulta y la desnudez de la escritura de Roth contribuyen de modo magistral a presentar el lado oscuro del deseo, ese reverso que muchos nos esforzamos en ocultar, pero que en ocasiones se apodera de nosotros con tal fuerza que nos mueve como peleles. Es algo tan viejo como la humanidad, y tan actual como la vida misma. En fin, una obra terrible y fascinante al mismo tiempo. Aunque he de confesar que no había leído hasta el momento nada del escritor norteamericano, desde ahora me sumo a su legión de admiradores.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El lamento de Portnoy es fundamental. MLL

Antonio Rentero dijo...

Como casi siempre imagino que la novela será más profunda y rica en matices, pero te garantizo que la película no se queda atrás trasluciendo ese mensaje.

A mí tb me pareció una interesantísima y lúcida reflexión sobre los mecanismos internos del deseo masculino, y me pareció tremendamente inteligente la elección del título de la novela. No en vano el hombre (el varón, vaya) en el fondo es un animal programado por la biología para diseminar su semilla y perpetuar la especie.

The_Exorcist dijo...

La película "Elegy" reproduce el libro de forma bastante fiel. Isabel Coixet sabe meter esos momentos de reflexión.

Elena dijo...

Bienvenido a la legión.

La frontera entre China y Paris dijo...

Pues no te pierdas la trilogía Pastoral americana, la mancha human y me casé con un comunista!!!!!
Saludos

Mery dijo...

Tampoco yo he leído nada de este autor y no sé muy bien por qué, la verdad.

La película de Coixet me dejó un poco indiferente.
Un saludo