23/3/08

Paradoja

Estos días vivo en una especie de ensoñación, una rêverie, que dirían los franceses. Los recuerdos y las imágenes habitan la cotidianidad casi con más corporalidad e intensidad que la materia tangible. El mundo acontece como una irrealidad. Y sin embargo es más real que nunca.

No hay comentarios: