7/12/07

Sin rumbo

Subió al tren con la única intención de perderse para siempre. Al sentarse, leyó este cuento y meditó unos segundos. Bajó en la siguiente parada y regresó a casa. No necesitaba la distancia para errar eternamente.

---

4 comentarios:

Elena dijo...

Genial.

Tapi dijo...

Sabias palabras

CresceNet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leandro dijo...

¿Por qué eliminaste el comentario anterior? Merezco una respuesta tipo no es de tu incumbencia, lo sé; incluso podría decir que me vale. Pero me puede la curiosidad