16/12/07

Leer

Llevo unos días sin apenas escribir. Y es que no he tenido un minuto para sentarme frente al ordenador. Hoy, primer día que me siento en casi una semana, miro los libros que he ido comprando estos meses y que estoy deseando leer. Se acumulan en varios montones, pero creo que con paciencia y ganas les podré hincar el diente. Estoy que me leo encima.

Las navidades serán un remanso de paz para poder leer con tranquilidad. Tengo ganas de estrenar la nueva capacidad lectora de mis ojos nuevos. Ojos que todavía siguen acuosos después del seminario de Alfredo Jaar. Su obra me ha devuelto la confianza en el arte.

---

1 comentario:

El Escondrijo dijo...

La lectura es un vicio. No pocas veces mi carrera universitaria se ha visto contra la pared cuando dejo las lecturas oficiales y me pongo a leer por mi parte los libros que yo mismo me dejo de tarea. No importa, habrá que correr el riesgo de continuar un vicio en un mundo si no hóstil, al menos grosero con el noble y reposado arte de la lectura. ¿Verdad, Miguel?

Te invito a que visites mi blog, Escalera al suelo (http://escondrijocobarde.blogspot.com/) y me dejes saber tu opinión.


Saludos