23/10/07

Forclusión

Y nadie quiso nunca más volver a decir su nombre. Yo, en cambio, a veces se lo susurro al oído. Así sabe que al menos alguien recuerda que la muerte no queda tan lejos.

----

No hay comentarios: