15/9/07

Stuttgart

La generosidad de Mieke Bal no conoce límites. Gracias a ella, he podido asistir en Stuttgart a la inauguración de la gran antológica de Stan Douglas, uno de mis artistas favoritos, que he podido conocer en persona durante la cena. La exposición es increíble, la mayor que se ha realizado del artista hasta el momento. Están prácticamente todos los vídeos desde 1987. Yo sólo había visto una pieza en vivo y las demás en reproducciones, y aún así había quedado fascinado. Así que podréis comprender lo que ha supuesto para mí tenerlas todas juntas por primera vez. Me he desfogado pasando casi un día viendo las obras.

La obra de Stan Douglas trabaja con los códigos de la imagen cinematográfica-espectacular y los hace pedazos. En sus vídeos se pone en evidencia el mecanismo de construcción de la ficción y la narrativa, de modo que todo se suspende. Utiliza tecnologías obsoletas para contar nuevas historias. Tecnologías anacrónicas. De hecho la exposición de Stuttgart se titula Pasado imperfecto, y es que gran parte de su obra examina precisamente los caminos no andados del pasado, las utopías no realizadas, el modo en el que el pasado imaginó el futuro, y no lo pudo realizar. Sin duda alguna, la obra Stan Douglas constituirá un capítulo destacado de mi próximo libro, para el cual ya tengo título (registrado): Tecnologías de segunda mano: tiempo, memoria y resistencia en el arte reciente. Aunque queda mejor en inglés: Second-Hand Technologies: Time, Memory and Resistance in Recent Art. O algo así

---

No hay comentarios: