Nueva imagen

Cambio de imagen. Adios al grande entre los grandes, el maestro Duchamp. Los problemas que ultimamente tenía su tonsura para ser visualizada correctamente me han servido de excusa para dar rienda suelta a mi egocentrismo y poner mi propia foto. Retocada, por supuesto. He probado mil, pero la única que al final ha podido satisfacer mi ego ha sido mi ojo izquierdo en un espejo. Lo que queda en el espejo cuando dejas de mirarte. Nada. Un ojo que nada ve. O que sólo ve por medio de sombras. En cierto modo, así concibo este blog, como una mirada emborronada a la realidad. Una mirada miope. La mirada de un ojo protésico que me muestra como lo que soy, un vulgar gafopasta.

Comentarios

Ángel ha dicho que…
¡Qué gafas más chulas!

¿Son de Armani?
sushi de anguila ha dicho que…
Pues yo te veo "la mirada del tigre" esa que decían en 'Rocky III', de gafopasta na de na. A ver si quedamos y nos tomamos algo pa comentar este y otros cambios y la reentré críticoliteraria, MAHN. Un fortísimo abrazo.
emilcar ha dicho que…
Ahora, ahora eres un verdadero usuario de Mac.
Ginger ha dicho que…
Emilcar tiene razón. Ahora sí que sí.

Me pregunto qué tal será tu ojo derecho... hummm...
mahn ha dicho que…
En efecto. Ahora sí. Universo Mac al completo. Tendré que lavarme muy a menudo. No quiero correr el riesgo de ser un gafapesta (de esos también hay un rato en los mundos del arte).

Y shushi: debemos, en efecto, hablar de todos los cambios. Todos para bien, por supuesto.

Y las gafas no son de Armani. Son mías.

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona