13/8/07

Le Louvre

Hoy ha sido el día del Louvre, el único sitio de París en el que no me ha servido el carnet de crítico de arte. Aunque lo había visitado varias veces cuando estudié un semestre aquí, la experiencia nunca se había parecido en nada a la masificación de hoy. Colas interminables, japoneses (y españoles) insoportables y sobacos insultantes. Me he indignado como hacía mucho. Luego, en el interior, apenas hemos podido ver nada en condiciones. Con evitar los objetivos de las cámaras de fotos ya hemos tenido bastante. No entiendo la compulsión fotográfica de la gente. Debería estar prohibido hacer fotos en los museos. Si quieren las fotos, que compren los catálogos. Pero lo terriblemente indignante es la fiebre Dan Brown. Lo del Código Davinci no tiene nombre. La Virgen de las Rocas no se podía ver. Y de la Mona Lisa ni hablamos. Nunca había visto tanta gente frente a un cuadro. Aunque si a todos ellos se les dice que en la otra sala está Beckham con su mujer, quizá se acaba el barrullo de la Gioconda. Y total, para nada. Del cabreo que me ha entrado ante tanta tontería he tenido que salir corriendo a la librería a respirar algo de aire fresco. He acabado tan tocado que ni siquiera he comprado un libro.

Después, para desintoxicarnos, a comer en un griego, y a visitar la librería La Hune. No era tal y como la había soñado, pero han caído más de siete libros. Luego he ido a un barrio árabe a comprar una mochila. Sólo más tarde me he dado cuenta de la paradoja.

---

3 comentarios:

sushi de anguila dijo...

Más que una mochila vas a necesitar el baúl de la Piquer o el sarcófago de Micerinos ese que está hundío enfrente de Cartagena pa traerte tanto libro, MAHN. Qué pena que Savonarola no esté vivito y coleando para llevar a la hoguera a DAN BROWN y sus bazofias literarias, que han hecho que sea más interesante visitar la feria de Lo Pagán que el Louvre...¿Una paradoja de la historia? ¿Vuelve la Escuadrilla Lafayette?¿Dónde queda la 'grandeur' gabacha ante el empuje del vil metal de sus odiados yankees (a esos a los que les deben ser otra vez un país libre y tocanarices de media África y de su vecino del sur)? Si Leonardo levantara la cabeza... Por cierto, de tus crónicas parisinas se deduce que el mejor y más emocionante viaje por el Magreb que pueda ofertarte cualquier agencia de viaje (tuaregs y polisarios incluidos) es algo de chicha y nabo comparado con un paseo entre la morería que atesta la esplendorosa Lutecia. Y ya que visitáis cementerios, ¿hay alguna novedad sobre la tumba del auténtico D'Artagnan? Pasadlo bien.

Anónimo dijo...

que libros pillaste?

javi

Antonio Rentero dijo...

Ay, el bueno de Girolamo, que como Herodes, marchó con tanto trabajo pendiente...

Y sobre el Louvre, querido mahn... pues la culpa es tuya, nene, que tú tb vaya cojonazos, irte a ver la Gioconda... tú metete en las salas de Grecia y Mesopotamia, que ese está mas fresquito, no hay ni Dios y se recupera ese sabor decimonónico que todo museo parisino debería tener por Ley.