2/7/07

Documenta

Me envía Eduardo Cortills un mensaje para preguntarme qué me parece la presencia de Ferran Adriá en la Documenta de Kassel. Una vergüenza, le respondí. El Bulli, más allá de las virtudes de la alta cocina (que no niego que pueda ser arte), representa la tradición elitista, burguesa e inaccesible del arte occidental. Al principio me daba igual, pero, cuanto más lo pienso, más me indigno. En un momento como el presente, con la que está cayendo, apostar por un arte de la alta cocina para unos pocos elegidos, es un disparate tremendo. Pero, en fin, como siempre digo, otras cosas hay peores.

---

8 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

O que inviten tb al señor McBurger, pq lo q sirven en sus establecimientos comida, lo que se dice comida no sé yo si podría ser calificado como tal... igual es arte espontáneo consumible al instante... ¿un nuevo Duchamp el señor McBurger?

taun dijo...

Creo el Adriá no sabía que era eso de la Documenta hasta que le llamaron para proponerle. Lo primero es que el hombre agradece "el reconocimiento". Que alguien le diga que ser elegido por la Documenta no es colgarte una medallita.

Y la corte que arrastra con él es de foto.

Antonio Rentero dijo...

Y creo que tb le dan el Príncipe de Asturias y todo ¿no? ¿Sabemos ya si el año que viene juega tb la Champions?

taun dijo...

Mahn, empezamos la 2ª vuelta. Echa una ojeada:

http://duermedonquijote.blogspot.com

Estaría genial que volvieras a publicar tus criticas literarias. Por el momento hay deberes (si los quieres hacer claro).

Joan Carles dijo...

Pues a mí me parece que la cocina (alta o baja o como se la quiera llamar) no es arte. Para nada.

¿Por qué nuestros antepasados primitivos pintaron en las cuevas dibujos de bisontes y de cazadores con lanzas? ¿Por qué a Kandinsky se le ocurrió que tenía que emular, con su pintura, las cualidades de la música? ¿Por qué Joyce se embrolla tanto con su Ulises? ¿Por qué esculpir tótemes y, después, adorarlos? ¿Por qué representar santos y vírgenes? ¿Por qué Stonehenge? ¿Por qué Notre Dame de París? ¿Por qué la música de Wagner?

Pensando en todas estas preguntas, me he acordado del final de la película "La muerte en Venecia", de Visconti; me refiero al momento en el que el escritor Aschenbach ve, desde su tumbona en la playa, al efebo de cabellos dorados señalar hacia el Adriático. Y he sentido pena. Pena por mí y por el mundo en el que vivimos; ese mundo que está poblado por gente que, navegando por su superfície, es incapaz de sumergirse, aunque sólo sea un ápice, aunque sólo sea por un momento, en lo trascendente. Pena por un mundo poblado de gente que considera que la cocina es un arte.

Ay.

Tigretón dijo...

Veo la página web de Elbulli:
"La cocina es un lenguaje mediante el cual se puede expresar armonía, creatividad, felicidad, belleza, poesía, complejidad, magia, humor, provocación, cultura." o sea (según ellos): arte ¿no?
Por cierto: ¿Que pasa si el cocinero está ese día de mal humor, o si está triste, o si no tiene creatividad?

"Se borran las barreras entre el mundo dulce y el mundo salado. Cobra importancia una nueva cocina fría, en la que sobresale la creación del mundo helado salado."
Aparte de lo de "el mundo helado salado", que hasta rima y parece sacado de una película de serie B o una serie de dibujos animados, no soy muy partidario de estos experimentos (Recuerdo un restaurante astorgano, de un seguidor de Adriá, con el "Cocido Maragato Evolucionado" (Caramelizado, en vapor...) y de postre helado de garbanzos y berza.)y sus cenas a ciegas para dejar todo al sentido del gusto...

Dentro de poco dirán (ya lo dicen) que el hombre abandonó (excepto ciertos países) el hábito de comer insectos y se pondrá de moda (en Pamplona que ya hay un restaurante al efecto), se me revuelven las tripas de pensarlo...

taun dijo...

A mi la cocina de Adriá me gusta y me parece interesante, como poco. Luego están los "seguidores" de Adriá. No todos los seguidores de Rimbaud son poetas buenísimos. Ni los seguidores de Picasso artistas de primer nivel.

A la série de preguntas de joan carles voy a sumar otra mas. ¿Por qué la cocina no puede imitar al arte? Muchos platos bien ornamentados son mucho mejores que las obras de algunos artistas. Un ejemplo, Lee Ufan, coreadísimo artista de la última Bienal de Venecia. Casi todos los ejemplos que has puesto son de imitaciones, o como tú dices, emulaciones. Las pinturas rupestres de los animales, Kandisky de la música, Joyce de los mitos clásicos. Los últimos ejemplos: Stonhege, Notre Dame... son el intento de imitar o emular lo que para nosotros es la divinidad.

A veces lo transcendente es lo mas intrascendental.

Y lo bien que sienta un buen plato de cocido o una paella...

juanitagonzalezdios dijo...

No tenía pensado hacer ningún comentario sobre Adrián y su participación a distancia en Documentan, pero en vista de la gran cantidad de comentarios que ha generado tu punto de vista (Que comparto en parte) tengo que deciros que “os la tocáis con papel de fumar o más fino”.
Sabes bien lo nada elitista que soy, pero con tu (y de los demás) criticas pasáis a la banda de la intransigencia, yo desde mi punto de vista sencillo y nada intelectual veo las cosas tal vez de forma diferente.
Siento que Adrián tenga una lista de espera en su restaurante de más de seis meses para comer su “arte”, tal vez sea la única razón de haber sido invitado.
Como sabes soy sencilla, me gustan las morcillas con cebolla, un buen guisado de pelotas de pavo, el arroz con bajocas y me pirro por los pasteles de carne de la Fuensanta.
Para no complicarme leo novela moderna que no dice mucho pero entretiene un montón, a la “caja tonta” solo le pido información agradable, que como esta el patio (como tu dices) bastante cosas nos entran sin pedirlas y todavía soy capaz de relajarme con mi pareja y gozar de los frutos del amor.
Soy feliz