17/5/07

Premonición

El avión se estrelló con ciento quince pasajeros a bordo. Cuando vio la noticia en la tele, suspiró aliviado. La noche anterior algo le había dicho que no debía subirse a aquel avión. La noche siguiente ese mismo algo se presentó en su habitación. Lo acompañaban ciento catorce. Y habían llegado para quedarse.

---

10 comentarios:

taun dijo...

Hay que ver como está este pais de okupas.

Pues tuvo suerte que no se le encalomaran los 300 (jorobado incluido), los 3300, los 4 teletubbies, los 7 samurais, los 12 mandamientos, los 9 de verano azul, los 34 reyes visigodos, los 29 días del mes de febrero en año bisiesto o los 20 poemas de amor (por no hablar de la canción desesperada).

Hay que ver como está el pais.

juanitagonzalezdios dijo...

Eres un hombre con suerte, pasar de la soledad de tu cama a tener ciento catorce,! bendito sea Dios¡.
Yo no tengo suerte solo de vez en cuando me gorronean algunos parientes de escasa consaguinidad y morro prolongado, con los cuales no puedo permitirme veleidad alguna por aquello de que salen los niños tontos.
Me imagino tu cama llena con guapas azafatas, hermosos pilotos, curas, monjas, y gentes de a pie, que gozada, que desayunos, que espera en la puerta del baño y que alegría de vivir. ¿No estarán muertos verdad, esperando tu próxima subida al avión para que puedas ocupar tu cama en las mismas condiciones que los demás?

Antonio Rentero dijo...

Evidentemente no hablamos del propietario de uno de los célebres minipisos Trujillo, tb conocidos como Madrigueras de Protección Oficial...

Anónimo dijo...

Vamos a ver....la medicación está para que te la tomes. No para que la escondas en las macetas.
Aquí fallla algo.....todo ese tiempo escribiendo de madrugada microrrelatos.....esa cosa que tienes a tu lado en la cama no es sólo la almohada...es tu mijer....y tiene necesidades......menos ecribir y mas follar!!!!!
Si yo tuviera mi blog!!!! eso si que son historias.....
un abrazo (miguel Ángel y Ciro (que te lee)

Ginger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ginger dijo...

Esta ha sido una de tus mejores entradas. Me ha encantado.

mahn dijo...

Perdonad mi ausencia. Pero con tanta gente en la habitación apenas he tenido tiempo para escribir. Estaban hambrientos y he tenido que darles de comer mi vísceras. Quizá por eso me han dicho que soy entrañable.
Lo de escribir de madrugada en lugar de estar cumpliendo... tiene su explicación. No me gusta hacerlo a deshoras.

Antonio Rentero dijo...

Además, luego la señora de mahn puede interponer una denuncia por lesión al derecho al honor, la intimidad y la propia imágen si su marido airea sus escandalosas costumbres sexuales... las de él, me refiero, que ella es una santa mujer a la que le toca bregar (y hasta fregar) con este elemento inclasificable.

mahn dijo...

Cómo me conoces, Antonio. La señora mahn (sra. womahn, para entendernos), ha mostrado por activa, pasiva y oclusiva su desencanto con mis pulsiones necrófagas. Pero esa es otra historia que no estoy dispuesto a contar.

Antonio Rentero dijo...

Genial, genial, lo de sra. womahn!!!!