21/5/07

Gravedad

Hoy me he levantado especialmente cansado. No sé si será la primavera o mi cuerpo, pero apenas podía tenerme en pie. Después de arrastrarme toda la mañana por el Cendeac, he regresado aún más hecho polvo, casi sin fuerzas para pulsar el botón del ascensor.

Lo cierto es que, desde hace algunos días, siento que el mundo se me ha vuelto espeso, que cada vez me cuesta más trabajo vencer la fuerza de la gravedad. Ahora escribo desde el suelo. Quizá lo único positivo es que no puedo levantar la cabeza para contemplar el abismo.

---

7 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Eso va a ser que te estás pasando con las cenas, amiguete. Únete al club de los que empezamos a pensar en salir por las tardes a "andar rápido"... más que nada para no tener que comprar bañadores nuevos pq no entramos en los del año pasado.

taun dijo...

Las 30 croquetas que me acabo de atravesar entre pecho y espalda, por no hablar del medio cordero lechal de ayer, seguido de una siesta, e, inmediatamente después, media tarta de cumpleaños y una tortilla y media, os muestran su apoyo -si el portador tuviera mas fuerzas que las estrictamente necesarias para teclear os darían mas cosas.

mahn dijo...

Pues mira que últimamente estoy a dieta. Llevo dos meses y he perdido exactamente eso, dos meses. Mis amigos me han recomendado la dieta del cucurucho, que, como es sabido, no la hace quien quiere sino quien puede.

juanitagonzalezdios dijo...

A los viejos nos paso eso hace tanto tiempo que casi no, nos acordamos porque éramos niños. No teníamos botón de ascensor, el mundo era siempre espeso y no sabíamos escribir y vivíamos en más oscuros de los abismos, el que da la incultura.
Suerte tienes

Antonio Rentero dijo...

La dieta del cucurucho, y prestad atención a mis palabras, es una vulgar mentira, una vil insidia. Sin ir más lejos, anoche mismo cené a la 1:30 de la madrugada un delicioso asado de cordero con patatas aderezado con romero y regado con delicioso caldo de uva fermentada y la digestión no fue nada pesada, es más creo que incluso he perdido peso... ?Que donde está la relación? en que no hace falta comer poco, puedes comer mucho y a deshoras mientras aumentes la otra parte de la ecuación, para lo que no viene mal el amancebamiento, siquiera temporal, con, por ejemplo, una complaciente y jóven transalpina descendiente de venecianos y germanos... ponga usted una walkiria lombarda en su cama, digo en su vida...

Rocío dijo...

Hola Miguel Ángel,
soy Rocío, nos conocimos el otro día en la presentación de la revista "la esencia del viaje", la amiga de los Perni y de Bea.

Tenía tu página ya guardada en "mis favoritos" cuando de pronto lo he relacionado todo... "Miguel Ángel, Miguel Ángel.. ¡claro: Miguel Ángel!" Ya te tengo localizado. ¿Dónde puedo mandarte cosas? Yo aún no me he atrevido (entre otras cosas por el tiempo a lo del Blog, de momento tengo fotolog www.fotolog.com/gotita_20)

Saludos,
Rocío.

mahn dijo...

Querida Rocío,
esta es mi dirección de gmail:
m.hernandez.navarro@gmail.com

aquí puedes enviar lo que quieras. será un placer leerte.