25/1/07

Noli me tangere

Termino de leer Noli me tangere, el ensayo de Jean-Luc Nancy sobre el "levantamiento" del cuerpo en Occidente. Me gusta Nancy, y este texto no me decepciona del todo, aunque confieso que había puesto muchas esperanzas. De todos modos, el primer capítulo es excepcional. Me interesa especialmente el momento en que el filósofo francés aclara que "Mè mou haptou", el original griego del Evangelio de Juan, más que "no me toques", hay que leerlo como "no me retengas", como un déjame partir hacia el Padre. No me resisto a citar lo que Nancy pone en boca de Jesús en tal momento:

"No me toques, no me retengas, no pienses cogerme ni alcanzarme, pues parto hacia el Padre, es decir, todavía y siempre hacia la fuerza misma de la muerte y me alejo en ella, me fundo con su brillo nocturno en esta mañana de primavera. Parto ya, no soy más que en esta partida, yo soy el que parte del acto de partir, mi ser consiste en esa partida y mi palabra es ésta: 'Yo, la verdad, parto'" (p. 29).

Sin palabras.