1/1/07

Año de bienes

Por primera vez en mucho tiempo, no tengo resaca postnochevieja. Creo que esto, junto a la convicción de que el nuevo año traerá, como poco, doce meses, me ha hecho despertar con un inusitado optimismo.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Yo, como buen pesimista existencial que soy, no le echo más de dos o tres meses a este año que viene.

Y eso si llegamos a mañana...

Paco dijo...

A Miguel Ángel le pasa lo que a todos los filósofos de peso (de peso intelectual): que no se emborrachan jamás, por muchísimo que beban. Soy testigo de que anoche bebió como una esponja. En ningún momento, sin embargo, perdió la sindéresis. Esto es la mejor prueba del carácter sapiencial del dueño de este lugar. No hay substancia en el mundo capaz de vencer la razón de este hombre, cuya bitácora, por cierto, es lo mejor que le ha ocurrido a internet desde que apareciera la de Ángel.