19/2/13

513

"Podría contar mi vida uniendo casualidades", recuerdo que decía uno de los protagonistas de Los amantes del Círculo Polar, la película de Medem. Desde aquel momento, la casualidad comenzó a llamarme la atención. Luego leí a Paul Auster y a Enrique Vila-Matas, me deleité con su exploración de los azares cotidianos y las casualidades extrañas, sus historias presididas por encuentros fortuitos detrás de los que parece haber algún significado escondido. Azares objetivos, casi en el sentido original del surrealismo tal y como fue imaginado por Breton. En sus libros he aprendido a mirar las cosas de modo diferente, a apreciar los misterios de la casualidad y casi diría yo que a atraerla.


Es lo que parece ocurrirme con Intento de escapada, la novela que Anagrama está a punto de publicar. Como escribí en este blog, el libro aparece en la colección Narrativas Hispánicas. Y el número de colección del libro es el 513. A priori, aquí no hay ninguna casualidad. Pero es que, curiosamente, 513 es el número de la habitación que en la que estuve durante mi estancia doctoral en París en 2001. Una coincidencia importante. Aunque podríais pensar que tampoco es para tanto la cosa. Lo sé. No es para tanto... si no fuera porque en esa habitación comencé a escribir narrativa. Mi primer cuento se fraguó allí. Ese fue el inicio de todo.Y, cosas del destino, la habitación en la que imagino al protagonista de Intento de escapada escribir la novela es también 513. Eso no se ve, pero estuvo presente durante todo el tiempo en mi cabeza. Una pequeña habitación abuhardillada del Colegio de España en París. Por eso, cuando supe que el número de colección era el 513 casi me da algo.

El mundo está lleno de casualidades. O quizá de azares objetivos. Quizá Intento de escapada estaba destinada a aparecer con ese número y todas las cosas se han alineado para que cuadre ahí. Aunque es más fácil pensar que es mera casualidad. Alegre, maravillosa. Pero casualidad al fin y al cabo.

Como también casualidad es que la novela vaya a salir a la venta el día trece de marzo. Es decir 13 del 3. Una fecha normal, a primera vista. También salen a la venta ese mismo día otros libros de la editorial.  Lo sé. Pero es que es 13 del 3 de 2013. Y si los sumas todos, sale 13. No creo en el destino. No quiero ser paranoico, pero aquí veo yo mucho trece. Habitación 513. Número de colección 513. Fecha de salida 13 del 3 de 2013, que sumados, forman 13. No sé qué significará, si es que tiene que significar algo. Lo único que tengo claro es que doy a gracias a Dios por no ser supersticioso. Si no, ya me habría comprado un amuleto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando partimos al razonamiento desde una conciencia nihilista, todo cuanto seamos capaces de observar podrá producirnos una sensación de casualidad. Cuando partimos desde el Sentido no existe la casualidad, porque nada podría ser de otra manera, aunque no lo conozcamos.

Anónimo dijo...

querido miguel ángel el número 13 no está mal, es mucho peor que te muerda un vampiro por la noche en Madrid, eso sí que es mala suerte, en fin la verdad es que el hotel no era muy allá, no me extraña que hubieran vampiros por los pasillos

(Mina)

Jonnatan sendoya dijo...

hola Miguel Ángel, pues le cuento que nací el 13 de mayo "513" desde hace varios años miro este numero hasta en sitios que no lo creo,hoy me di cuenta de algo curioso nunca lo había visto antes, en la planta de mi pie izquierdo hay una especie de números detallan dolo me di cuenta que es el 513,extraño no? desde hace un año veo este numero casi todos los días, aveces hasta 10 veces en un mismo día en diferentes sitios, y precisamente hoy estube buscando el significado o explicación para este hecho real,y me encontre con tu blog me dedico al Arte también, le dejo mi dirección, superoz_2006@hotmail.com