Translate

21/11/12

La realidad es una performance macabra




Seguimos estando en el mismo lugar. La realidad es una performance macabra. Jóvenes palestinos descubren a un compatriota colaboracionista, un espía de Israel. Aquiles venga a Patroclo y arrastra el cadáver de Héctor por la ciudad. Hacer ver la muerte. Convertir el cuerpo en tierra. Más allá del Polvo eres y en polvo te convertirás. Eres barro, suelo, piedra, bajeza, y a ese lugar has de volver. En ese momento, alguien reclama para sí la cualidad de sujeto, la superioridad de la fuerza y la plenitud frente a la del cuerpo horizontal, que queda a su merced. Pero ese mismo ser humano, al reclamar su humanidad sobre la carnalidad pura del cuerpo convertido en materia inerte, al elevarse sobre ella, se convierte en el animal más aborrecible del cosmos, el único capaz de matar dos veces, de denigrar la memoria, de profanar aquello que ya ha sido profanado. Es el ser humano. Siempre ha sido así. Esa mierda está dentro de nosotros, incluso de los más civilizados. Lo queramos o no. Ver estas cosas, darse cuenta de estas cosas, nos debería hacer temer de nosotros mismos. Porque no somos tan diferentes de los dos chicos que arrastran el cadáver. Somos la misma materia oscura. Por mucho que a veces la luz acabe cubriéndolo todo. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El ser humano no puede guardar silencio ante el horror que se padece día tras día en Gaza ¿Dónde está el ser humano?
La mayoría de personas que sobreviven en Gaza son jóvenes, menores de edad, niños. Padres y madres destrozadas por décadas viendo a sus hijos sufrir este infierno sin horizonte al que le han condenado ¿Dónde está el ser humano? ¿Dónde está? ¿En nombre de qué Dios actúa así Israel? ¿En nombre de que Dios? ¿Cómo el mundo entero permite una vez más este delirio?

Anónimo dijo...

El terrorismo no es el camino. No hay poesía ni filosofía ni estética posibles en la maldad. Esta imagen es un documento del terrorismo pero Israel no puede responder de una manera tan prepotente y desproporcionada como lo ha hecho con la población civil. La mediación de Egipto parece lógica, son los países árabes los que han de implicarse más en buscar soluciones al problema.