4/9/12

Tristiano

Imagino que alguien que no tenga qué llevarse a la boca y lo haya perdido todo también se indignará cuando alguno de nosotros digamos que estamos tristes (nosotros, con nuestros iPhones, coches, bicicletas, tarifas planas y el frigorífico cargado de ricos productos Hacendado). El problema no es que Cristiano Ronaldo esté triste –claro que puede estarlo, como todos nosotros; no vamos a descubrir ahora que el dinero no da la felicidad; quizá Ronaldo no sea más que otro pobre hombre que sólo tiene dinero y éxito profesional–. El problema es que su tristeza tenga alguna importancia y sea noticia. El problema no es otro que la legión de gilipollas –los medios, especialmente– que lo convierten en algo más que un señor que da patadas a un balón –aunque lo haga como los mismísimos ángeles–.

4 comentarios:

Leandro Llamas dijo...

Lo dicho: absolutamente de acuerdo hasta en las comas.

Ἀριάδνη dijo...

Coincido completamente.

Anónimo dijo...

Da rabia ver cómo los medios se aprovechan de uno de los temas que más dinero da para hacer de algo que no tiene la menor importancia a algo central en esos dias. Todo, claro está, para que al final no pase nada, todo siga igual, pero ya nos han quitado unos cuantos dias de pensamiento autónomo....

En cuanto a la primera frase... El mundo, sobre todo ahora, es un lugar triste donde vivir, y muchas veces nos quejamos de memeces en comparación a los "sufrimientos" de otros... Al final todo depende de tu "suerte" y de cómo dedicas llevar el ánimo, más realista o más optimista, con una luz al final del túnel.

Gaviero dijo...

Coincido plenamente con el post.
Yo también, modestamente, dejé mi opinión:
http://gavierodream-gavierodream.blogspot.com.es/2012/09/falso-fado-del-portugues.html