21/4/12

Cambios

Dejas unos días de postear y te lo encuentras todo cambiado. Entro por curiosidad ahora a escribir una entrada al blog y tengo que investigar unos minutos para saber cómo funciona la interfaz nueva. Quizá vaya mejor que la otra, pero el caso es que parece que aquí las cosas no se pueden estar quietas. Facebook te lo cambian cada dos por tres, Twitter lo mismo. Y ahora blogger, que parecía una de esas cosas que permanecían incólumes a tanta mutabilidad. La cosa es no quedarse quieto. En fin, habrá que acostumbrarse. La tecnología parece no estar de acuerdo con el principio ese de "si funciona, déjalo así". Sino más bien con el de "tú cambia, cambia, aunque acabes jodiéndolo". Y esto es lo que ocurre muchas veces, que de tanto tocarlas, las cosas acaban quedando peor. Yo siempre he  pecado de hacer demasiados cambios. Pero lo cierto es que hay cosas que es mejor "no meneallas".