5/2/12

Cuestión de Fe

Estos días se ha llamado la atención sobre la copia de la Gioconda del Museo del Prado. Realizada por un discípulo de Leonardo, la obra parece ser contemporánea de la Gioconda verdadera. Y una frente a otra, la obra tiene su mérito. Lo único que pasa es que tenemos nuestra mirada acostumbrada a la Gioconda de verdad. Y sobre todo, sabemos que fue pintada por la mano de Leonardo. Pero ¿y si hubiera sido al revés? ¿y si la Gioconda del Louvre fuera la pintada por el discípulo y esta copia fuera la verdadera de Leonardo? ¿Se imaginan cuál sería nuestra reacción? No hace tanto que, con estudios fundados, se intentó demostrar que «El Coloso», una de las obras maestras de Goya, no fue pintada por el pintor maño, sino por un discípulo suyo. Y parece que nos resistimos a imaginar que una obra así no haya sido pintada por el genio.



Todo esto, en el fondo, nos hace reflexionar sobre la contingencia del valor artístico, por un lado, y sobre el fetichismo del origen, por otro. En primer lugar, la Gioconda, en sí, no es un retrato tan excepcional, es tan sólo su historia, sus circunstancias, y toda una serie de operaciones de valor e imagen en torno a ella lo que la convierten en lo que es, un icono del arte. Y en segundo lugar, lo que hace que el valor de la obra sea el que es tiene que ver con el «contacto» con la mano del genio, la presencia de un elemento casi mágico que convierte a la obra en fetiche, en una reliquia del mismo tipo que las de la Iglesia. Y es que, bien pensado, entre el arte y la religión no hay tanta distancia. Museos como iglesias, obras como reliquias y experiencias artísticas como experiencias místicas. Todo, por supuesto, cuestión de fe.

[Publicado en La Razón, 3/2/12]

5 comentarios:

Martín López dijo...

Formas del espíritu absoluto.

Anónimo dijo...

Hola, creo que deberías de repensar la idea de que los estudios a favor de descatalogar el coloso como obra de Goya han sido fundados, teniendo en cuenta que el informe que emitió el Prado fue tremenda chapuza formalista y que desde esta institución no se ha permitido un debate serio de la comunidad científica antes de tomar decisiones a pesar de que muchos de los expertos sobre la materia lo han reclamado. Por suerte ya contamos con algunas investigaciones de calidad al respecto.
La misma wikipedia es un buen lugar para empezar a informarse y saber qué hay publicado hasta la actualidad.
http://es.wikipedia.org/wiki/El_coloso

Chexpirit dijo...

Joder, te cita Fernández Mallo en su blog. Ha hecho un "remake" de tu artículo...

mahn dijo...

Estimado anónimo, supongo que los expertos en Goya sabrán del tema bastante. Imagino que no es algo que esté inmediatamente claro y que habrá muchos indicios para una cosa y para la otra. Eso se lo dejo a los especialistas. Lo que quería decir es que en el caso –probable o improbable- de que no fuera de Goya, eso sería lo de menos realmente –la obra seguiría siendo igual de impresionante–, pero lo de más en términos de valor-fetiche –porque el maestro no habría estado allí implicado–.

Y gracias Chexpirit por la información. No lo sabía y me ha hecho mucha ilusión.

Leandro Revuelta dijo...

La fe ha sido la herramienta de la pastoral religiosa para desautorizar la voz de los súbditos. En lo que concierne a las prácticas actuales de expertizaje, ha sido integrada plenamente como ideología en la que se amparan quienes sostienen la suficiencia del ojo experto para tomar decisiones atribucionistas con respecto a obras como El Coloso -pintado por Goya.