25/10/11

Lección de Anatomía

Seguimos con las clases breves de historia de la imagen.

Rembrandt van Rijn, Lección de Anatomía del doctor Tulp, 1632. La herida abre cuerpo a la mirada. Luz exterior que ilumina la escena. Luz de la razón. Inicios de la mirada médica. Ya no es el cuerpo de Cristo, sino el de un humano cualquiera. Cuerpo anónimo. Pura carne, pero aún con dignidad.


Lección de Anatomía 2.0. La mirada ha sido sustituída por la foto. La explicación ha sido desplazada por la comunicación instantánea. Una imagen vale más que mil palabras. Una foto más que mil descripciones. Ya no hace falta hablar. "Mira, Gadafi muerto. Aquí, delante de mí, ese cabrón. Aquí, como una puta escoria".

[*Adenda: Imagen multiplicada. Espejos digitales. Es la imagen de una imagen.]

Lecturas recomendadas:

Michel Foucault, El nacimiento de la clínica. Una arqueología de la mirada médica. México, Siglo XXI, 1966 [1963].

Lisa Cartwright, Screening the Body: Tracing Medicine's Visual Culture. Minneapolis, University of Minnesota Press, 1995.

7 comentarios:

Leandro dijo...

Y ahora... ¿qué?

Ramón Monedero dijo...

Sogo pensando que en las imágenes de Gadafi hay bastante más de Romero de lo que podríamos admitir en un primer momento. Recuerda esa tosqueda, ese grano de sus imágenes, esa imperfección no tan premeditada como forzada por cuestiones de presupuesto. Francamente, creo que la semilla de esta corriente está en Romero.
Esto no quita eso sí, lo ilustrativo e interesante de tu fantástica aunque brevísima disección sobre la pintura de Rijn, una deducción a la que, justo es admitirlo, yo nunca hubiera llegado.
Un abrazo.

Ramón Monedero dijo...

Por cierto, podríamos hablar largo y tendido sobre esta cuestión, pero en mi opinión, una imagen, "sola", "aislada" y "descontextualizada", no vale, ni de lejos, más que mil palabras...
Tela...jejejje

Anónimo dijo...

...es una comparación de imágenes muy buena lo que llama mi atención es que el cuerpo cadáver en la imagen de Rembrand me evoca más a un Cristo yaciente y la de Gadafi todos sabemos que es la de un asesino, un dictador y esto las hace también muy diferentes...(M)

Anónimo dijo...

...digo Rembrand(T), es que soy de pueblo, ahora me voy a ordeñar a las vacas y después a dar de comer a las gallinas y a los conejos...ya ves. (M)

mahn dijo...

La verdad es que sí, la de Rembrandt también recuerda a Mantegna y a otros Cristos yacentes. Quizá hay una secularización ahí también de lo religioso. Seguro. Y por supuesto, en cuanto uno entre a nivel de contenido, las imágenes son distintas: Gadafi es un asesino.

Anónimo dijo...

Exacto,recuerda a otras imágenes de Cristo yacente pero como tú muy bien dices, ya no es el cuerpo de Cristo, sino el de un humano cualquiera, además es cierto que Rembrandt plantea un montón de cuestiones no sólo de composición y de contrastes entre el dinamismo (lo vivo) y lo muerto sino también sobre la secularización como señalas. Me apunto la referencia a Mantegna. Genial. (M)