22/5/11

Reverberación

Resultados electorales absolutamente previsibles. Habrá que dar la enhorabuena a los ganadores. Ganadores legítimos a los que ha votado un pueblo igual de respetable (pero, desde luego, más numeroso) que el de nuestra Democracia Real "por venir". Los movimientos de estos días juegan en otra liga. Y esa sigue más allá de todo esto. El acontecimiento se ha producido. La posibilidad existe. Y su reverberación no debe cesar de escucharse.