13/6/10

Cultura española

Ayer fue el día grande de España en Williamstown. En el Clark Art Institute, mi segunda casa, se inauguraron dos importantes exposiciones que tienen como protagonistas a artistas españoles. La primera de ellas, “Picasso Look at Degas”, muestra la relación entre el maestro malagueño y el impresionismo, especialmente el diálogo con Degas, cuyas bailarinas constituyeron una fuente de inspiración constante en los inicios del cubismo. La exposición es ciertamente espectacular, y ya ha recibido, antes de ser inaugurada, los parabienes de la crítica norteamericana. No menos espectacular (personalmente me interesa mucho más) es la exposición en torno a la figura de Juan Muñoz, uno de los escultores españoles contemporáneos más fascinantes. Aquí en el Clark sus figuras silentes y enigmáticas se exponen tanto en solitario como en diálogo con las piezas de la colección. Es realmente emocionante contemplar el hombre colgado que parece caer sobre la bailarina de Degas, o el grupo de figuras con tambor que entabla una conversación muda con un retrato de Goya. Un privilegio y una suerte haber coincidido con esto. Ayer aquí, aunque fuese por un momento, lo español estaba presente. Por supuesto, la gala de inauguración fue amenizada con baile y cante flamenco, y el menú estuvo compuesto por las típicas “tapas”. Lo que yo habría esperado es que, para ajustarse a la realidad del país, el célebre “corte de jamón” hubiese sido sustituido por el no menos célebre “recorte de salarios”.

[Publicado en La Razon, 11/06/10]