31/3/10

Regreso al hogar

Después de unos días en Murcia, regreso a Williamstown, esta vez acompañado por womahn. Ahora el sueño comienza a rozar la perfección. Espero que el manzano prohibido esté bien lejos y que este paraíso tarde en desvanecerse lo máximo posible.

Es tremendamente extraño, pero al regresar a este pueblo del que hace unos meses ni siquiera había oído hablar he tenido la sensación de llegar a casa. Me ha sorprendido cómo esa sensación de “casa”, de hogar, puede llegar a ser tan móvil y transitoria. En Murcia he pasado unos días como el que está en tierra extraña. Y aquí, alejado del mundanal ruido y bien lejos de todo, he sentido la reconfortante tranquilidad del hogar. El hogar donde estoy recuperando mi dignidad intelectual, si es que alguna vez la tuve.