Trasiego

Después de tres días en Madrid impartiendo unas clases, llego a casa con el tiempo justo para cambiar las cosas de la maleta y salir para Ámsterdam. Lo que más me fastidia de este trasiego continuo es el desarreglo de horarios y, sobre todo, la ruptura de la rutina. Este verano había logrado acomodarme a la monotonía, y espero volver a recuperarla cuanto antes. Y es que no hay nada mejor para la productividad que la rutina, la automatización e interiorización de las tareas. Al menos, a mí me funciona de esta manera. Cuando viajo soy muy creativo, pero no me centro para hacer nada. Cuando estoy en casa, acomodado y tranquilo, aunque las ideas también se vuelven perezosas, las logro atrapar y hacer algo con ellas. La repetición y el aburrimiento, al final, son los mejores compañeros de la creación.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿De la creación o de la recreación?
JoliCoeur ha dicho que…
completamente de acuerdo....saludos!

Entradas populares de este blog

Un mes

Un lunes

Segunda persona