31/8/09

Finalizando 2

En efecto, los libros saben que acaba el verano. Y si no lo saben los libros, lo saben los repartidores de DHL, que me han despertado de la siesta para traerme el cargamento de libros que pedí hace unas semanas a Argentina. Libros que ya me sacan del ámbito del best-seller y me meten algo en cintura, iniciando la temporada académica: Radicante, de Nicolas Bourriaud (lo tenía en inglés, pero en la lengua de Cervantes me viene mejor), Extranjeros en la tecnología y el arte, de Néstor García Canclini, Arte, tragedia, técnica, de Massimo Cacciari, Cómo leer a Lacan, de Slavoj Zizek y Los mundos del arte, de Howard S. Becker (otro que tenía ya inglés, pero que a los alumnos les va a hacer un "mundo"). Estas cosas comienzan a hacerme salir de la madriguera y a reorganizar la mesa de trabajo. Intuyo que el thriller pasará en las próximas horas a los minutos libres que me queden a lo largo de la semana (más bien pocos). Entre las clases, las conferencias, el cendeac y el inglés, la escritura de ficción va a tener que luchar por encontrar su sitio. Espero que sea fuerte y pueda ganar la batalla.

1 comentario:

Leandro dijo...

Y si la pierde, se habrá perdido casi todo. Lástima