9/8/09

Elígeme

Entre las cosas infames que llega a hacer uno en Verano, está la de ver la tele y asomarse a Cuatro, ese canal inteligente que iba a reformar la manera de hacer televisión. Yo llevo varias semanas enganchado a Elígeme, programa vespertino presentado por el inigualable Carlos Baute en el que un hombre tiene que elegir a una mujer de entre veintitrés, guiado casi exclusivamente por su físico y por dos o tres preguntas tontas que, en ocasiones, logra formular.

Se trata, sin duda, de una de las puestas en escena más zafias y bochornosas de la mercantilización del cuerpo y la dominación masculina que impera cada vez más en nuestro mundo contemporáneo. Como dice nuestra ministra sin igual, el lenguaje es sexista. Quizá es lo único en lo que tenga razón. Pero el lenguaje no es sólo el uso del masculino o el femenino, el “miembros” y “miembras”. El lenguaje es un sistema articulado mucho más complejo que una serie de palabras. Y, desde luego, la televisión también tiene un lenguaje, un discurso que, a través de sus prácticas, reproduce y perpetúa códigos de dominación y exclusión.

Un programa como Elígeme (y es tan sólo un ejemplo de otros muchos de los que se podría hablar), muestra a la mujer como si fuese un producto. Me fascina cuando Carlos Baute le dice a alguna “anda, sal y date la vuelta para que te vea”. Se trata de un mercado de carne sin ningún tipo de sublimación. El programa va a lo que va, como si de un plumazo se hubiesen esfumado todas las formas de la corrección política. A veces, en los ejemplos extremos de las cosas es donde mejor se observa la estructura de una sociedad. Una sociedad en la que la mujer sigue siendo un objeto de deseo esclavizado y dominado por el poder masculino.

3 comentarios:

CendeacMolon dijo...

La mercancía tiene que ser bien mostrada, acaso nos vendan panceta en lugar de solomillo.

Lo único que quitaría de este programa es la ropa; el consumidor tiene que saber lo que compra.

Saludos amigo.

Anónimo dijo...

Correcto, pero creo que el que se "vende" en este programa es el chico y las chicas las que "eligen", de lo contrario no habría algunos que se van con las manos vacías.

Sex: El mayor mercado del mundo.

Ed. Expunctor dijo...

El lenguaje es sexista, es "machista", correcto, y esto porque el lenguaje es "religioso". Como la religión es machista, el lenguaje también lo es, pues se construye y se forma sobre la tradición cultural de la sociedad, que es fundamentalmente religiosa...

Salud.