28/7/09

Tao

Para paliar los efectos del calor, estos días me ha dado por estudiar el Tao y la pintura china. Y, nada más empezar, me ha sorprendido las grandes diferencias con la estética a la que estamos acostumbrados. La tradición de la pintura occidental concibe al observador como un ser que necesita distancia. Un sujeto que requiere la presencia de un espacio diferente al suyo para que se forme la imagen de lo que ve, siempre en la lejanía. La célebre ventana con la que Alberti teoriza la perspectiva separaba al pintor del mundo. Para su cuerpo, el mundo era una imagen. Una imagen distante. Ver, por tanto, era siempre ver a distancia. Una distancia que separa el decir y lo dicho, el pintar y lo pintado, hasta el punto de crear un abismo insalvable entre el asunto que se representa y el propio acto de pintar.


En la estética taoísta, en cambio, no hay algo así como el decir y lo dicho, sino que en el decir está también la forma de lo dicho. Y lo mismo ocurre con la pintura. No se pinta algo que está en otro lado, sino que el pintar ya presupone aquello que se pinta, que no está lejos, sino implicado en la propia pintura. Sugería el poeta Su Dongpo que “para pintar bambú, uno debe cultivar bambú en su pecho”. Es decir, que la manera de representar las cosas, es vibrar con ellas, hacerse cosa, árbol, tierra, viento, noche. Nunca mirar la naturaleza extasiado, u observarla desde la distancia. Para representarla, hay que sentirla, durante un momento ser-con ella, es decir “acompañarla”. Ser-con-las-cosas, seguir su curso. Porque sólo hay un curso. Y no es posible detenerlo. El pintor que quiera ser fiel al curso de las cosas, tendrá que habitarlas. Dejarse llevar por ellas.

5 comentarios:

Leandro dijo...

Para paliar los efectos del calor, yo me he venido a tierras gallegas. Veinticinco grados durante el día y entre diez y veinte por la noche. Comer mejor que bien y dormir con manta (que no con mantra). Bosque y monasterios románicos por doquier. Más convencional, sí. Pero también refresca.

Elena dijo...

¿Puedes hacer alguna recomendación bibliográfica sobre esto?

Gracias!!

Un abrazo

mahn dijo...

Pues aquí va alguna cosa:
- François Cheng: "Vacío y plenitud. El lenguaje de la pintura china". Siruela.
- Chantal Maillard: "La sabiduría como estética. China, confucianismo, taoísmo y budismo". Akal.
- François Jullien: "La gran imagen no tiene forma". Alpha Decay.

Cualquiera de ellos son obras maestras.

Elena dijo...

Genial, muchas gracias.

Y ya puestos me gustaría saber si puedes recomendarme algo que articule la relación de la estética con la experiencia ordinaria o la vida cotidiana(siguiendo la línea de Dewey "El arte como experiencia" o siguiendo lo primero que te venga a la cabeza !!! jeje).


Y gracias de nuevo!!

mahn dijo...

Pues lo primero que viene a la cabeza es:
Richard Shusterman, "Estética pragmatista". Idea Books.

Paul Ardenne: Un arte contextual. CENDEAC.

Nicolás Bourriaud, Estética relacional. Adriana Hidalgo.

Yo creo que con esto para empezar está bien. El de Shusterman es genial aunque un poco espeso. Los de Ardenne y Bourriaud son más digeribles. Los 3 están bastante bien.