21/5/09

Cansancio

Llevo algunos días sin escribir aquí. De nuevo, me ha faltado el tiempo. Y quizá, también esta vez, las ganas. Estoy estas semanas desbordado por las clases, las conferencias (hasta en domingo) y los textos. Pero, pensándolo bien, no lo estoy mucho más que en otras ocasiones. Lo que ocurre es que parece que comienzo a no dar más de mí. Observo con preocupación cómo mi capacidad de concentración y, sobre todo, mi ritmo de producción se va haciendo cada vez más lento. Parece que la maquinaria está dejando de funcionar o, al menos, ya no funciona con la fuerza de otros momentos. Me cuesta más trabajo trasnochar para quedarme leyendo y escribiendo, los textos se me hacen eternos, las clases, cuesta arriba, las conferencias, una pesadilla... Creo, sinceramente, que estoy en baja forma. Lo noto. Tardo semanas en leer libros que solían caer en un abrir y cerrar de ojos. Si me acuesto tarde, por la mañana estoy hecho polvo. Ya comienzo a no poder decir eso de "no, yo no necesito apenas dormir; con tres o cuatro horas basta". Ni tampoco puedo dejar las cosas para el último momento. Esa capacidad de aceleración de 0 a 100 en pocos segundos también la estoy perdiendo. Ahora voy a ralentí. Supongo que es cansancio. Eso es lo que espero. Que sea cansancio y no otra cosa. Aunque también es cierto que hay ritmos de trabajo que no se pueden mantener toda la vida.

2 comentarios:

Leandro dijo...

Joder... yo siempre tardo semanas en leer un libro. Supongo que por eso me pasé a los cuentos.

Mery dijo...

Una de do: o tienes astenia primaveral (yo la sufro año tras año) o ya vas teniendo una cierta edad en la que las energías van resintiéndose.

No está mal cambiar el ritmo vital, nada mal.