15/4/09

Ulises

Me engancho en un zapping a Eyes Wide Shut. Es de esas películas que no puedo dejar de ver. Me gusta, y me inquieta, cada vez más. Y me siento reconocido en el personaje de Tom Cruise. Me dejo liar de un modo muy semejante. Una cosa me lleva a la otra, y al final, por no decir que no, me las veo en lugares y embolaos de los que me cuesta trabajo salir. Es el paradigma del Ulises moderno. Un gilipollas de cuidado.

8 comentarios:

Kal-El dijo...

A mí siempre me ha ocurrido lo contrario. Me cuesta decir sí aunque sea para cumplir. Es como cuando alguien te dice eso de "a ver si quedamos a tomar un café" y en vez de contestar "claro, claro, nos llamamos", yo siempre contestaba: "bueno, no sé si podré porque voy a tener un poco de lío y bla, bla, bla..." En fin, cuarenta mil explicaciones cuando la otra persona quizá no tenía intención de llamar. Ahora he aprendido a decir "sí, sí, claro..." pero a diferencia de tí, si luego no puedo o no quiero ir, pues no voy. Aunque supongo, Miguel Ángel, que a veces resulta imposible decir "no".

mahn dijo...

Pues no es que resulte imposible, es que uno no se lo propone. Como escribí en un post anterior, tanto el sí como el no tienen sus ventajas, siempre que no se abuse de ellos. Mi problema es que me puede la curiosidad, el "y si...", o el "pues vale, total, una vez en harina". Aunque, por lo general, al final me duele no haber aplicado otra máxima lúcida: "si hay que ir se va, pero ir pa ná es tontería".

Antonio Rentero dijo...

Esto da para lucidas reflexiones... Tom Cruise como antitesis de Bartleby... la curiosidad (que nos puede a los gatos), el "no ir pa na"... da un poco de cosica las cosas en que podemos a llegar a meternos algunos por lo de costarnos soltar un "no" a tiempo...

Leandro dijo...

El secreto estará en ir alternando. Unas veces que sí, otras que no, hasta dejar la cosa pareja. Vamos, las gallinas que entran por las que van saliendo

Ramón Monedero dijo...

Gran película si señor y es cierto, creo que todos tenemos algo de ese personaje de Cruise, que nos dejamos liar y en parte seducir por las tentaciones de esta nuestra exitencia hasta que llegado cierto momento tomamos conciencia de donde estamos y surge la cuestión, ¿qué hago yo aquí si mañana me caso?

Antonio Rentero dijo...

Lo peor es cuando llegas a pensar "jo, a ver si esto al final me va a gustar y me envicio..."

:-)

Fram dijo...

Coincido contigo en cuanto a "Eyes wide shut", vituperada por crítica y fans de Kubrick. A mí me parece una película redonda, y para nada pienso que haya "un error garrafal de casting con la parejita protagonista". Al contrario, me parece un acierto. Una pareja tan glamourosa (lease paranoica) para las masas, es la ideal para hundirse en ese laberinto de curiosidad morbosa que casi los destruye. Sobre todo Cruise (Kidman es una magnífica actriz), que lleva años haciendo de sí mismo. Un mediocre integral con unos registros limitadísimos. Cómo lo supo ver el maestro Kubrick. Chapeau.

Antonio Rentero dijo...

De "Eyes wide shut" siempre quedara un cabo suelto... el que no quiere explicar bajo ningun concepto Harvey Keytel, quien abandono el rodaje cuando ya llevaban casi toda su parte terminada (su personaje era el que posteriormente interpretaria con su habitual eficacia Sidney Pollack).

¿Que infierno tendria lugar en la relacion entre Keytel y Kubrick para que no quiera ni mencionar el tema?

Algo parecido por lo visot sucedio entre James Cameron y Ed Harris en "Abyss", que el actor salio tan escaldado que nunca ha querido volver a querer oir ni mencionar dicha peli.

Sobre el casting... de haberla rodado hoy seguramente la pareja protagonista habria sido Brad Pitt y Angelina Jolie. Me la juego.