13/4/09

Textículos

Voy acabando textos a marchas forzadas. En dos días he entregado uno sobre el vacío y el arte contemporáneo y otro sobre la afixia de la vida moderna, los dos para exposiciones de la fundación García Jiménez. Creo que voy a tener que montar una factoría. Esta clase de textos me salen casi como churros. Les tengo tomada la medida y es sólo sentarse y ponerse. Sin embargo, hay otros que no hay manera. El célebre Robert Morris, que se resiste una y otra vez. Parece, de todos modos, que va tomando forma. En una semana preveo tenerlo acabado y descansar de una puñetera vez de una pesadilla que ya comienza a moderse la cola.

1 comentario:

Antonio Rentero dijo...

Vamos, que hay textos que te tocan los cojones...