15/2/09

La experiencia del desierto

Acabo destrozado de la experiencia-Arco. Como cada año, la espalda, las piernas y el estómago son las partes más perjudicadas. Eso por no hablar de la cabeza, que me explotó el miércoles y la he venido reconstruyendo desde entonces. Y, como siempre, los labios: convertidos en pequeños pedacitos de cristal. Lo pienso un momento y me parece que lo más parecido a esto debe ser la experiencia de cruzar un desierto. El gran desierto de la gilipollez absoluta en el que sólo se salvan algunas cosas: los amigos a los que uno se vuelve a encontrar y algunas personas interesantes que uno conoce. El resto sobra. Arte, artistas y galeristas. Tomando el ejemplo de Ivo Mesquita, quizá habría que pensar también en una feria vacía, un lugar de encuentro en el que hubiera un derecho de veto a la tontería y el petardeo.

Otra cosa son las experiencias de antropología me llevo de Arco. De ellas tengo para un rato, sobre todo nocturnas. Mi problema en esta vida es que no sé decir que no. Soy el anti-bartleby. Me dejo liar con demasiada facilidad. Y así acabo en los lugares más insospechados y con las compañías menos imaginadas. Para no amargarme, yo prefiero verlo como un experimento. Material de escritura en estado puro. En cualquier caso, el año que viene, si nada lo remedia, no me verán por allí. Estaré lejos, muy lejos, rodeado de nieve, libros y ardillas, en estado de desaparición, esperando haber aprendido, por primera vez en la vida, a decir “I would prefer no to”.

7 comentarios:

Ana Gonzalez dijo...

Yo nunca he estado en Arco, pero las imagenes que veo cada vez me aburren mas y este año por lo poco que he visto, no se salva casi nada, no se si sera la decadencia o la crisis.

Ramón Monedero dijo...

Te dignifica afirmar que en ARCO hay mucha idiotez... Yo no lo sabía a ciencia cierta, aunque algo sospechaba...

Ana Gonzalez dijo...

Si es quello que todo el mundo sabe y nadie se atreve a decir por miedo a quedar excluido. Tanto elitismo para que. Vi por television muchas piezas que mas que acabadas parecian estan hilvanadas, a punto de caerse los pedazos, en fin. Y ahora me llegan los boletines de arte confirmando lo que se presagiaba, a nivel economico ha sido un batacazo, esperemos unos dias y empezaran a llegar las noticias al respecto.

Rosa Naharro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Naharro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Naharro dijo...

Hastío y aburrimiento total. Para mí más que una experiencia del desierto, fue un desierto, sin más...lo que me hace preguntarme porque sigo empeñada en pertenecer a este mundillo, y no me dedico, por ejemplo, a cultivar lechugas y a ser una ermitaña...

Antonio Rentero dijo...

Un día aprendemos a decir que no y eso que ganamos... pero claro, luego te tienes que inventar las cosas raras que cuentas y escribes en lugar de simplemente recordarlas...