19/12/08

Ubicuidad II

Otra noche de ubicuidad. Tres cenas y una entrega de premios. Y de nuevo carreras de un lugar a otro para conseguir llegar a tiempo. Menos mal que llevaba la moto y pude conseguir más o menos acabar con cierta dignidad. No sé cómo ocurre, pero siempre me las arreglo para que me sucedan estos solapamientos. Ayer me preguntaron que cómo lo hacía, que cómo conseguía estar en varios sitios a la vez. Y respondí sin pensar algo que, ahora, creo que no está demasiado alejado de la realidad: "no estoy en ningún lugar". La clave está en no acabar de estar en ningún lugar. Quizá más que de ubicuidad, tendría que hablar de desaparición. Uno sólo puede estar en tres sitios al mismo tiempo si no llega a estar del todo en ninguno de ellos.

2 comentarios:

Tresmasqueperros dijo...

Pues yo ayer terminé "Demasiado tarde para volver" y, tras tapar todos los espejos, tuve que pedirle a mi hermano que me dejara dormir en su cama.

Antonio Rentero dijo...

mahn, llevo unos dias en esa situacion de ubicuidad, aderezada ademas con la movilidad geografica de tener que estar en una misma mañana en Murcia, San Javier, Totana, Torre Pacheco y Alcantarilla... para que luego digan que la Justicia se mueve despacio...