14/12/08

Resaca

Resaca monumental. Segunda cena pre-navideña consecutiva. Quiero acabar temprano pero siempre al final me dejo liar. Anoche: incursión en los bajos fondos murcianos. A las cinco de la mañana me sorprendo a mí mismo en el cuarto oscuro de un antro gay intentando explicar teoría queer a unos individuos que se deleitaban con una escena de sodomía en una peli porno mientras ingerían todo tipo de sustancias. Material literario en estado puro. La condición humana es una fuente de inspiración inagotable.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Miguel Angel, aquello no era un cuerto oscuro. Era un armario oscuro. No sé cómo (sin acoplarnos) pudimos entrar todos allíen plan sardina. Un conocido que ví por aquellos andurriales dijo al verme que no nos habíamos visto ni nos conocíamos. Lo mismo digo.

Antonio Rentero dijo...

Los cuartos oscuros son un Universo inexplorado pendiente de su Livingstone y su Stanley.